República Argentina: 5:10:06pm

Tras su accidentado periplo de 2012, la Fragata Libertad no concretará este año su viaje de instrucción anual. La Armada señaló (05 jul 2013) que la tradicional travesía fue diferida para febrero de 2014 ocasión en que se realizará un periplo latinoamericano en que se alternarán, en el embarque, las dos promociones de guardiamarinas, la actual y la del año próximo. En medios náuticos se aseguró que la abrupta cancelación del viaje causó perplejidad y sorpresa entre quienes este sábado (06 jul 2013) tenían previsto despedir al emblemático buque.
La suspensión del viaje está consignada únicamente en un informe de la institución naval que reproduce el sitio oficial Gaceta Marinera.
Pero el diario La Nación, en una nota firmada por el articulista Mariano de Vedia, va más allá y sostiene que el viaje de este año se canceló por falta de presupuesto amén de otros problemas internos.
La Nación agrega que la comunicación de la cancelación del viaje fue abrupta, ya que el navío debía partir este sábado, ocasión en que estaba prevista una gran caravana de embarcaciones para acompañarla un trecho por el Río de la Plata.

A continuación el informe de Gaceta Marinera y el de La Nación, después.

 


GACETA MARINERA

Con motivo de conmemorarse el próximo año el bicentenario del Combate Naval de Montevideo, triunfo decisivo para el logro de la independencia argentina, la Armada organiza un encuentro de grandes veleros, que visitarán nuestro país y recorrerán Latinoamérica en una muestra de amistad e integración regional.

El evento iniciará en febrero próximo, en las costas de Brasil y Uruguay. Posteriormente, los veleros se dirigirán a los puertos de Mar del Plata y Ushuaia y continuarán luego por el océano Pacífico a fin de visitar Chile, Perú, Ecuador y Colombia. Ya en el Caribe, tocarán puertos de Venezuela, República Dominicana y México, para finalizar el periplo en julio en el puerto de Veracruz.

Al momento, han confirmado su participación el velero “Cisne Branco”, de la Marina de la República Federativa del Brasil; el buque escuela “Esmeralda”, de la Armada de la República de Chile; el “Guayas”, de la República del Ecuador; el “Gloria”, de la República de Colombia; y el “Simón Bolivar”, de la República Bolivariana de Venezuela.

La fragata “Libertad”, como embajadora argentina en los mares, será anfitriona del encuentro y a ella se sumarán, en representación de nuestro país, el motovelero oceanográfico “Dr. Bernardo Houssay” de la Prefectura Naval Argentina; y el catamarán “Ice Lady Patagonia II” de la Asociación de Exploración Científica Austral.

Para ello se ha planificado que el próximo Viaje de Instrucción comience en enero de 2014 y, mediante un relevo al promediar la travesía, permita alcanzar los días de mar y las prácticas profesionales necesarias para culminar la formación de los guardiamarinas de las promociones 142° y 143° de la Escuela Naval Militar.

Esta modalidad --ya adoptada en anteriores ocasiones como en 1992, con motivo del 500° aniversario del descubrimiento de América; y en 2007, luego de la reparación de media vida de la fragata “Libertad”--, otorgará a un mayor grupo de futuros oficiales la posibilidad de participar de este evento de significativo valor histórico, cultural y profesional, orientado a profundizar la integración de nuestros pueblos.

Encuentro de grandes veleros

La iniciativa del evento surgió a consecuencia del éxito de “Velas Sudamérica 2010”. Por ello, las Armadas latinoamericanas acordaron en la XXV Conferencia Naval Interamericana --celebrada en el 2012 en Cancún, México-- llevar a cabo cada cuatro años un encuentro de grandes veleros. Su finalidad es estrechar y fortalecer los lazos de amistad.


LA NOTA DE MARIANO DE VEDIA EN LA NACION    (sábado 06 jul 2013)

Con la Fragata Libertad alistada ya en el Apostadero Naval, amarrada en la Dársena Norte de Puerto Madero, y cuando la comunidad náutica venía preparando una caravana para acompañar la zarpada, prevista inicialmente para hoy, la Armada anunció sorpresivamente que este año no se hará el viaje de instrucción.

Los 64 guardiamarinas que cursan su último año en la Escuela Naval Militar deberán esperar hasta enero de 2014 para abordar el buque escuela y participar de un encuentro de veleros latinoamericanos, que solamente recorrerá durante cuatro meses puertos de la región.

Así lo informaron ayer a LA NACION voceros de la fuerza naval, al confirmar que la Fragata, que el año pasado permaneció retenida 77 días en Ghana por una demanda de los "fondos buitre", partirá la última semana de enero al puerto brasileño de Itajaí para formar parte del encuentro Velas Latinoamérica 2014, junto a embarcaciones de Brasil, Chile, Ecuador, Colombia y Venezuela, a partir del 11 de febrero, en "una muestra de amistad e integración regional".

Otras fuentes castrenses, sin embargo, atribuyeron la suspensión del viaje de este año a la necesidad del Gobierno de ahorrar el costo que insumiría el recorrido, estimado en dos millones de dólares. Ante una consulta de LA NACION, autoridades navales negaron esa interpretación.

En los últimos días había quedado desestimada la caravana que varias instituciones náuticas, incluida la propia Armada, tenían previsto realizar para saludar a la Fragata, que luego de su accidentado viaje de 2012 no había tenido un recibimiento oficial en el puerto de Buenos Aires. Convocaban a despedir a los guardiamarinas el Yacht Club Argentino, el Centro Naval, el Club Náutico San Isidro, la Asociación Amigos de la Fragata Libertad, la Cámara de Comandantes y la Toldilla de Segundos Comandantes.

 Había una convocatoria para hoy, con el sello oficial de la Armada.

Un afiche que se difundió por las instituciones y por las redes sociales, con el sello oficial de la Armada, invitaba a saludar hoy, a las 15, a la Fragata. Incluso, en el Apostadero Naval se vieron en los últimos días tareas de aprovisionamiento para un viaje que parecía inminente y que, sorpresivamente, se canceló.

Las autoridades navales explicaron que el viaje se reprogramó debido al poco tiempo disponible para planificar el viaje de este año, ya que la Argentina se había comprometido a organizar en el verano el encuentro de grandes veleros, al estilo de la regata Velas Sudamérica 2010, que se realizó con motivo del Bicentenario. Esta vez la convocatoria será por los 200 años del Combate Naval de Montevideo, como un homenaje al almirante Guillermo Brown, y está previsto que el recorrido concluya el 23 de junio, en el puerto de Veracruz.
Un viaje y dos promociones

Al programarse para 2014, el nuevo viaje de instrucción albergará alternadamente a las promociones 142 y 143 de la Escuela Naval.

"El relevo se hará en el medio de la travesía, posiblemente a fines de mayo, y la intención es organizar una segunda fase del viaje de instrucción, que proseguiría unos meses más hasta completar los días de navegación y las millas náuticas requeridos para completar la formación de los guardiamarinas", explicó a LA NACION el vocero de la Armada.

El viaje hasta Veracruz tendrá 134 días de navegación y un recorrido de 12.000 millas náuticas, un trayecto más acotado que los periplos anteriores. El año pasado, la nave había zarpado el 2 de junio, con un plan de navegación de 189 días, que finalmente terminaron siendo 221, por el embargo sufrido en Ghana.

En la Armada explicaron a LA NACION que se manejaban dos alternativas para un próximo viaje. Una era hacer un viaje corto en lo que queda del año, teniendo en cuenta que la Fragata debía estar de regreso en noviembre, para dar tiempo a alistarla para la regata de los veleros latinoamericanos. "Se optó por la otra variante: hacer el viaje en enero, con la idea de que no finalice en el puerto de Veracruz. Habrá una segunda fase, que se definirá en las próximas semanas", indicó el vocero de la fuerza.

Más allá de las argumentaciones oficiales, no hubo respuesta a los interrogantes planteados por la convocatoria de las entidades náuticas, ni tampoco se explicó por qué la Fragata fue trasladada al Apostadero Naval, que no es su lugar habitual. Sólo queda amarrada allí cuando zarpa o cuando regresa de un viaje.

Desde que concluyó el polémico viaje que se frustró por el embargo en Ghana, la Fragata Libertad permaneció hasta mediados de febrero en el puerto de Mar del Plata, donde fue visitada por 120.000 personas. Luego fue llevada el Astillero de Río Santiago para trabajos de mantenimiento en el motor y en el casco. "Estaba lista para zarpar. Pero si se hubiera optado por el viaje corto, a su regreso hubiera correspondido un trabajo de actualización de los generadores", explicó el vocero naval.
La travesía que terminó en Mar del Plata
 


Más Leídas