República Argentina: 6:01:52pm

alt

Un informe de inteligencia reveló que Estados Unidos y Georgia (una de las naciones de la ex Unión Soviética) han desplegado una red de laboratorios de potenciales armas biológicas en territorio caucásico lo cual, se asegura, viola los acuerdos y entendimientos internacionales. Ambas naciones, sostiene el informe, no abren las puertas a inspectores internacionales de Naciones Unidas.

El informe, bajo el título “El mundo sigue corriendo peligro” circula en las publicaciones militares internacionales. Su texto es el siguiente:

Hace 20 a 25 años en las conferencias internacionales dedicadas a los problemas biológicos y químicos el eje central de las discusiones era el tema del armamento biológico. Los destacados políticos exhortaban a eliminar totalmente todos los arsenales del armamento de este tipo. La voz más alta contra el posible uso de las bacterias mortales con el propósito militar fue la voz indignada de los políticos de los Estados Unidos. Pero que sorpresa fue para la misma sociedad internacional cuando empezaron a descubrirse los hechos de la creación de los laboratorios biológicos en el territorio de otros países por los norteamericanos. No se trata de cualquier laboratorio, sino de los que crean los virus que se pueden aplicar con fines bélicos como un arma biológica

Según la opinión de observadores internacionales hoy por hoy en el mundo existe una red de laboratorios de este tipo, creados con la participación directa de Washington. Hace cerca de un año uno de estos empezó a funcionar en las afueras de la capital de un país caucásico, Georgia, en Tbilisi. Según la declaración oficial de las autoridades de este país, el objetivo principal del laboratorio mencionado es el descubrimiento y estudio de las enfermedades enfecciosas (contagiosas) y el control epidemiológico, haciéndolo para la comunidad internacional.

En 2002 los EE.UU. y Geogia firmaron un acuerdo de cooperación en el ámbito de tecnología y patogenia que estipula la no divulgación de la información al respecto. Al cabo de dos años se pusieron de acuerdo crear un laboratorio de salud público (Central Public Health Research Laboratory) cerca de la capital georgiana. Para este proyecto Washington asignó 100 millones de dólares ( www.usmessageboard.com; www.civil.ge /eng). Pero en este asunto hay factores que hacen dudar en la verdadera esencia de este centro biológico. Los principales son:

- El laboratorio y el banco (la base) de virus se encuentran en el predio perteneciente al Ministerio de Defensa georgiano;

- La ceremonia de la inauguración de la obra en cuestión fue presidida por un alto funcionario del Ministerio de Defensa de los EE.UU. para los programas de la Defensa Nuclear, Química y Biológica Andrew Weber;

- Como directora del laboratorio fue nombrada la ex jefa del Servicio de la Inteligencia Exterior de Georgia Ana Zhwania;

- Los investigadores militares norteamericanos en materia tienen la participación permanente y activa en dicha unidad;

- Está prohibido el acceso alguno al territorio del complejo con los fines de control a los periodistas o a cualquier tipo de veedores;

-El responsable por este laboratorio es la Agencia para la Reducción de las Amenazas Bélicas (US Defense Threat Reduction Agency) que pertenece al Departamento de Defensa norteamericano y no al ministerio de Salud del estado georgiano como debería ser más lógico.

Además existe una opinión de los expertos que este laboratorio también podrá servir como centro para el desarrollo y la creación del armamento biológico. También llama la atención la posibilidad adicional de la proliferación de la amenaza biológica; la posibilidad de robo de virus y su uso por las organizaciones terroristas o contaminación de la naturaleza como consecuencia de un accidente. En ambos casos podrían  ser las causas de un catástrofe ecológica, no sólo en los países del viejo mundo, sino también en el Hemisferio Occidental.

Hay que subrayar que los mismos norteamericanos niegan todas las acusaciones de los expertos en este ámbito y dan a entender que todos los rumores acerca de este problema es una provocación armado por rivales en la arena internacional.  La mejor manera para descartar todos los rumores y dilucidar esta cuestión que es muy importantees dar libre acceso al laboratorio a los expertos independientes o de la ONU. Pero Washington se niega, lo que lleva a pensar  que habría algo para ocultar.


Más Leídas