República Argentina: 8:01:51am

alt

foto archivo cortesía La Voz del Interior)

La Justicia Federal hizo lugar a dos amparos presentados por abogados de efectivos de la Escuela de Suboficiales Cabo Raúl Cuello, de Jesús María, que solicitaron anular el acto administrativo por el cual Gendarmería Nacional dio de baja y envió a retiro a un grupo de trabajadores y le dio cinco días hábiles para que respalde esas bajas y retiros, informó el miércoles (15 may 2013) diario La Voz del Interior.

Uno de los abogados de los efectivos, Mauricio Arriagada, señaló a La Voz que Gendarmería dio de baja a 46 aspirantes suboficiales y envió a retiro a seis suboficiales superiores y al director de la Banda de Música (quien era Mauro Fernández).

Por los suboficiales superiores y por los 46 aspirantes se presentaron dos amparos "buscando la declaración de nulidad del acto administrativo" por el que se dio de baja o se envió a retiro a esas personas.

Posteriormente, el letrado indicó que el viernes pasado (por el 10 may 2013), la Justicia Federal hizo lugar a los amparos y dio un plazo de cinco días hábiles a Gendarmería para que respalde ese acto administrativo

El letrado, quien también representa a sus clientes junto a otros dos abogados, señaló que Gendarmería manifestó que fueron dados de baja o pasados a retiro por ser ISG, es decir, "ineptos para funciones de grado", una denominación interna.

Sin embargo, Arriagada manifestó que "ninguno de los aspirantes" baja de los 70 puntos de calificación sobre 100 puntos y que la mayoría de los suboficiales superiores tiene 100 puntos. "Ninguno baja la calificación que permite darle de baja de la fuerza", señaló.

Según Arriagada, la razón de las bajas o retiro fue la "protesta salarial" que realizaron los empleados entre el 3 y 7 de octubre de 2012. Los gendarmes realizaron una manifestación en demanda de mejoras salariales (foto)

El abogado agregó que un empleado fue reincorporado a sus funciones a partir de una medida cautelar provisoria.

Más Leídas