República Argentina: 8:49:28pm

 

La ciudad de San Ramón de la Nueva Orán vivió el lunes (07 mayo 2013) una de las tardes más tensas de los últimos años, al estallar en pleno centro una violenta insurrección de parte de unos mil bagayeros que resistieron a pedradas un procedimiento conjunto entre AFIP, Aduana y Gendarmería Nacional, en la playa de carga y descarga de camiones ubicada sobre avenida Nougues, detrás de la feria Latinoamericana, dijo el diario El Tribuno. Hubo 30 heridos entre gendarmes y civiles. Hubo toma de rehenes y los uniformados debieron abrirse paso a tiros para no ser cercados por los más enfurecidos.
El rotativo señaló que durante más de dos horas al menos 15 gendarmes fueron tomados de rehenes por cientos de bagayeros en la ciudad de Orán. Un frustrado allanamiento encabezado por personal de Aduana y la AFIP, que contaba con apoyo de la Gendarmería, terminó en un virtual secuestro de una docena de integrantes de las fuerzas del orden en la frontera. Los gendarmes fueron solo liberados después de que se cumpliera la promesa de devolver la mercadería secuestrada, según fuentes de los bagayeros
“Ellos saben que nosotros no llevamos droga y que sin esa mercadería muchos compañeros quedan en la ruina porque no les alcanza para reponer lo secuestrado a quienes los contrataron”, dijeron. Según fuentes consultadas, entre gendarmes y bagayeros, al menos 30 personas resultaron heridas, en su mayoría personal de Gendarmería. Un uniformado está internado y su estado es grave, informaron fuentes de Salud, de acuerdo a El Tribuno

 

La batalla estalló cerca de las 18, en el sitio conocido como “el playón de camiones” que hay en la ciudad de Orán. Al carecer de papeles que certificaran el origen de la mercadería, los gendarmes secuestraron ocho de las llamadas “lonas”, o atados, donde los bagayeros amontonan aproximadamente 120 kilos de cualquier tipo de productos que se venden en la frontera, desde neumáticos hasta muñecas y ropa trucha. “Ante esta actitud, que los bagayeros consideraron intempestiva, los gendarmes recibieron una lluvia de pedradas, resultando uno de ellos con heridas de gravedad”, dijo una fuente de Seguridad.
“Vino la Gendarmería queriendo hacer un allanamiento por orden de la AFIP. Terminamos teniendo un pequeño enfrentamiento, porque no hubo aviso previo, sino que los milicos entraron a pegarle directamente a la gente, que eran alrededor de 1.000 personas. Los compañeros tomaron rehenes a oficiales de Gendarmería que después fueron liberados, cuando entregaron la mercadería que le habían sacado a los trabajadores, que apenas ganan 120 pesos por día. Cuando cumplieron, de inmediato se liberó a todos los rehenes. Se tomó esa decisión como garantía, para que entreguen la mercadería, porque sin ella muchos bagayeros quedan arruinados por la deuda”, dijo el dirigente de los trabajadores de frontera y presidente de la Cooperativa 15 de Abril, Manuel Barrios. “Todo pasó dentro de la playa de camiones. La Gendarmería y la Justicia saben quiénes son los que entran la droga. Está demostrado que nadie de nuestra cooperativa estuvo alguna vez preso por narcotráfico. En Orán todos sabemos que los detenidos con droga son ciudadanos bolivianos. Los oranenses saben que trabajamos honestamente”, agregó Barrios.
 Una lluvia de piedras
“Los desmanes se trasladaron hasta la puerta de la playa, lo que dejó dentro del predio a 15 uniformados, separados del resto, unos 70 efectivos del Escuadrón 20 de Gendarmería en Orán”, relató una fuente de Seguridad. Minutos antes los móviles de la fuerza ingresaron raudamente al predio y comenzaron a secuestrar las lonas, verdaderos fardos de mercadería, que contienen ropa y calzado, la mayoría de las veces. Mientras Gendarmería cargaba las camionetas de bultos, los empleados de la AFIP labraban las actas. No pudieron percatarse de que unos mil bagayeros, con sus familiares, tenían cercado el predio. Exigían a la fuerza nacional que les regresara los bultos. “Gendarmería reaccionó y comenzaron los forcejeos, las balas de goma y una lluvia de piedras sin precedentes. Superado en número, gran parte del personal de Gendarmería logró salir del predio a balazos, hacia las calles aledañas. Pero unos 15 efectivos fueron reducidos por los bagayeros, entre los baños y los colectivos de tour de compras”, dijo un testigo presencial de los hechos.

Más Leídas