República Argentina: 3:43:54am

 alt

(foto cortesía Diario Los Andes)

A raíz del envío de gendarmes a Santa Cruz, los diputados nacionales mendocinos Enrique Thomas y Omar De Marchi, aseguraron que la fuerza nacional no está capacitada para la seguridad urbana y que se descuida la frontera. Critican que Mendoza y la Nación no tienen plan, según lo informa el jueves (19 jul 2012) el diario Los Andes, de la ciudad de Mendoza en un artículo enviado por su corresponsal en Buenos Aires, Mario Fiore.

 El texto del artículo, bajo el título “Mendoza quedó envuelta en la contradicción nacional sobre el uso o no de la Gendarmería en las provincias”, es el siguiente;

 La oposición no dejó pasar ni un día y salió a marcar las contradicciones del Gobierno nacional en materia de seguridad. El 26 de junio, la presidenta Cristina Fernández aseguró que no mandaría más gendarmes a las provincias para solucionar los problemas que tienen que resolver las policías provinciales -en la víspera de ese día murieron 9 gendarmes en un choque, en una ruta de Chubut- y desafió a los jueces a que la procesen por desobedecer las órdenes judiciales para que las fuerzas de seguridad nacionales intervengan en diversos conflictos.

 Tres semanas después, el Ministerio de Seguridad que conduce Nilda Garré aceptó el pedido del gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, y mandó gendarmes a esa provincia a patrullar calles dado que los agentes de la policía santacruceña están de huelga

 

 "Las decisiones en materia de seguridad no pueden surgir de impulsos caprichosos expresados desde un atril. Hoy la Presidenta se contradice a menos de un mes de haber expresado su enérgico rechazo al uso de la Gendarmería en las provincias. No puede ser que la seguridad del pueblo argentino esté atada a decisiones arbitrarias, muchas veces influenciadas por especulaciones políticas", expresa el diputado nacional por Mendoza, Enrique Thomas, jefe del bloque Frente Peronista.

 Thomas aseguró que su bloque se ha puesto de cabeza a trabajar en el tema y que presentará una serie de proyectos para que el Gobierno nacional informe cuál es el rol que está desempeñando la Gendarmería en las provincias.

 "El problema es que acá la Presidenta se levanta un día con un arranque y dice que va a incumplir la ley nacional que crea la Gendarmería y después sus propios funcionarios deciden lo opuesto y mandan efectivos a atender conflictos provinciales y todo esto se decide con la lógica de la arbitrariedad de este Gobierno", se quejó Thomas.

Omar De Marchi, diputado por el PD, también salió a cuestionar al Gobierno. "La tarea central de la Gendarmería es la defensa de nuestras fronteras pero se está descuidando esto y se la manda a patrullar los barrios. El problema es que los gendarmes no tiene capacitación en la prevención o investigación de delitos urbanos y no se hace ninguna de las dos cosas bien", sostuvo.

Ambos diputados nacionales por Mendoza dudaron de que en este contexto el Gobierno provincial pueda ejecutar su promesa pública de que efectivos de Gendarmería regresarán a patrullar las calles más peligrosas del Gran Mendoza, como sucedió durante el Operativo Centinela hasta fin del año pasado.

"El ministro de Seguridad Carlos Aranda presentó un nuevo plan y la única novedad es la presencia de los gendarmes. Habrá que ver si logra que los vuelvan a destinar a la provincia, pero aun si los mandaran a patrullar los barrios, no están capacitados para la seguridad urbana", dijo el demócrata.

De Marchi tuvo un fuerte cortocircuito con el jefe de Gabinete de Ministros, Juan Manuel Abal Medina, hace dos semanas en la Cámara baja.

(fuente : Diario Los Andes, Mendoza)

"Le pregunté quién mentía, si era el Gobierno provincial, que promete gendarmes, o la Presidenta, que pide que la procesen y advirtió que no los mandará a las provincias. Pero Abal Medina me respondió con una chicana. Luego contradijo a la propia Cristina porque dijo que los gendarmes iban a estar donde se necesitaran", recordó el legislador. Lo mismo le pasó ese día a Thomas, quien recibió del Jefe de Gabinete respuestas iracundas.

 

No sólo los opositores al Gobierno salieron a marcar sus contradicciones. También se sumó ayer Felipe Solá, quien es un aliado táctico del kirchnerismo en la Cámara baja.

 

El ex gobernador bonaerense sostuvo que está trabajando en una ley que organice la Policía Federal porque la actual normativa data de 1958, del gobierno de facto de Aramburu. "Vemos que la Policía Federal está muy desguarecida en las provincias y se usa la Gendarmería para suplir tareas de las policías provinciales porque éstas están muy desprestigiadas para el común de la gente. Pero se está desprotegiendo las fronteras, donde están entrando cualquier cosa porque falta inteligencia y también personal, y tampoco se está reformando las policías provinciales, algunas de las cuales son muy corruptas", explicó Solá.

 

"Este gobierno se dice transformador pero no hizo un cambio estructural en las policías ni incentivó a los gobiernos provinciales a hacerlo, dándoles más presupuesto, por ejemplo. El kirchnerismo tiene una posición ideológica sobre el rol de la policía pero no tiene plan a largo plazo; sólo da respuestas episódicas".

 

Ayer, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, defendió la decisión de enviar efectivos de Gendarmería a Santa Cruz. "La Presidenta dijo que no iba a someter a los gendarmes en conflictos particulares, refiriéndose a la toma del yacimiento de Cerro Dragón en Chubut, que era un conflicto entre Pan American Energy y los ?dragones' (un sector radicalizado de la Uocra). Era un conflicto judicial entre la Justicia ordinaria y federal que no se pusieron de acuerdo", argumentó por Radio 10.

 

"Parte de la policía de la provincia, un 40 ó 50 por ciento, está acuartelada. Los oficiales jefes están trabajando y ellos seguirán realizando las tareas administrativas y judiciales que toda comisaría debe realizar y nosotros garantizaremos los patrullajes", explicó el segundo del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Más Leídas