República Argentina: 7:30:04am

El ex jefe del Ejército César Milani fue absuelto hoy (jueves 29 sept)  en el juicio oral que se le siguió por presunto enriquecimiento ilícito por la compra de una casa en la localidad bonaerense de San Isidro. Por unanimidad, el Tribunal Oral Federal 7 lo absolvió de la acusación por la que la fiscal Fabiana León había pedido una condena de tres años de prisión en suspenso, el pago de una multa de 200 mil dólares y el decomiso de la vivienda.

También fue absuelto Eduardo Barreiro, ex capitán del Ejército y amigo de Milani, porque en su caso no lo acusó ya que entendió que la imputación por encubrimiento estaba prescripta.

El momento del veredicto

La decisión fue tomada por los jueces Germán Castelli, Enrique Méndez Signori y Fernando Canero. Hubo una disidencia de Castelli que votó por condenar a Milani por el delito de omisión de datos de declaraciones juradas. Los fundamentos de la decisión se conocerán el próximo 6 de octubre a las 18 horas.

La fiscal León había pedido en sus alegatos que Milani sea condenado a tres años de prisión en suspenso, al pago de una multa de 200 mil dólares y al decomiso de la vivienda. Por su parte, Alejandro Rúa, abogado del ex jefe del Ejército, había solicitado su absolución.

Este fue el tercer juicio oral que afrontó Milani y en todos fue absuelto. Los otros fueron por delitos de lesa humanidad. Tras dejar el cargo en la cúpula militar, fue detenido en febrero de 2017 en una causa por delitos de lesa humanidad en La Rioja durante la última dictadura militar. Estuvo en prisión hasta agosto de 2019 cuando fue absuelto en el juicio oral que se realizó por ese caso en el que estuvo acusado por secuestros y torturas.

El segundo juicio oral fue por la desaparición el 17 de junio de 1976 en Tucumán del soldado Agapito Ledo. Por aquel entonces, el ex jefe del Ejército era subteniente del Batallón de Ingenieros 141 del Ejército Argentino de La Rioja y estuvo acusado de fraguar el acta que daba cuenta de una supuesta deserción de Ledo. En el juicio que realizó el Tribunal Oral Federal de Tucumán Milani fue absuelto y Esteban Sanguinetti, capitán del Batallón de Ingenieros 141 del Ejército Argentino de La Rioja, condenado a 14 años de prisión. Ese fallo fue confirmado en diciembre del año pasado por la Cámara Federal de Casación Penal.

“En todas las causas he sido absuelto o sobreseído, en una sola tengo falta de mérito en la que ya pedí el sobreseimiento”, dijo Milani esta mañana en sus últimas palabras antes del veredicto.

Allí, el militar retirado también se defendió de la acusación. “Mi patrimonio cierra y está absolutamente en orden. Vivo de acuerdo a los ingresos familiares, de mi señora y yo y mis hijos de los suyos. Ninguno tiene bienes suntuosos. Soy absolutamente inocente de la acusación de esta causa armada”, afirmó.

En sus últimas palabras, Milani también dijo que fue víctima de una persecución. “La persecución política, mediática y judicial que sufrí desde que asumí como jefe del Ejército y dije que tenía que ser un ejército nacional. Sufrí una cacería inédita, 40 tapas de los principales diarios del país, cientos de artículos de medios, radio y tv”, sostuvo a través de la videoconferencia por la que se realiza el juicio.

La videoconferencia del juicio oral en la que Milani dijo sus últimas palabras

Ex jefe del Ejército entre 2013 y 2015, durante el gobierno de Cristina Kirchner, Milani está acusado de presunto enriquecimiento ilícito por no poder justificar con sus ingresos la compra en junio de 2010 de una casa de 400 metros cuadrados en La Horqueta, en San Isidro, por 1.500.000 pesos.

Según la acusación, el ex militar no registraba en sus declaraciones ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) ni ante la Oficina Anticorrupción “valores que sustentaran y/o justificaran la procedencia y origen de los fondos que le permitieran tal adquisición”.

Durante el juicio oral, que comenzó en julio pasado, declaró que a fines de 2009 comenzó con su esposa a ver casas en San Isidro para mudarse y que una de ellas bajaba de valor porque los dueños necesitaban venderla pero que no le alcanzaba el dinero. Así fue que Barreiro le ofreció prestarle 200 mil dólares para la adquisición, para lo cual firmaron un acuerdo mutuo. Luego Milani le cedió un departamento en el barrio de Belgrano que tenía a la venta por 240 mil dólares para cancelar el préstamo. Dijo que unos años atrás habían hecho lo mismo cuando Milani le prestó 30 o 40 mil dólares para que Barreiro refaccione una confitería.

 

Más Leídas