República Argentina: 3:52:28pm

Las cuentas bancarias de personal vinculadas al Ministerio de Seguridad sufrieron las extracciones no autorizadas. En los últimos ocho meses, integrantes del Ministerio de Defensa y Seguridad de la Nación encontraron en sus cuentas bancarias extraños débitos automáticos, que nunca habían autorizado, dirigidas a “Fundación Salvemos el Futuro” (SEF), una asociación civil que, según los afectados, está vinculada a una agrupación kirchnerista de Posadas, Misiones.

Las víctimas que denunciaron la presunta estafa son clientes del Banco Nación (BNA). No hay un número determinado de afectados, pero creen que podrían ser miles de empleados de la administración pública. Quien orquestó la maniobra tomó el recaudo de debitar montos desde 700 hasta 29.950 pesos de sus cuentas sueldo, para minimizar los riesgos de ser descubierto.

La maniobra fue denunciada ante el Ministerio Público Fiscal, pero todavía no hubo imputaciones. De todos modos, Gendarmería ya notificó a sus empleados sobre el caso y, en el Congreso, diputados opositores presentaron un pedido de informes sobre lo actuado por parte del Banco Nación.

Entre los afectados, principalmente trabajadores de Gendarmería, el Ejército y Policía Federal, hay personal civil, como los docentes que trabajan en los institutos de las fuerzas de seguridad. Algunos pudieron detectar los movimientos fraudulentos desde agosto de 2021.

Muchos reclamaron y dieron de baja la adhesión (que nunca habían consentido) pero el débito vuelve a aparecer al mes siguiente.

“Son como garrapatas”, indicó una de las víctimas a TN que pudo conseguir que el banco le reintegre los 35 mil pesos que ya llevan debitando de su cuenta sin su permiso.

Según pudieron reconstruir, los débitos a “Salvemos el Futuro” se hacen a través de empresas “cobradoras” tales como Cooperativa de Vivienda y Crédito Fenanjor, ADSUS, Cooperativa de Consumo Sarandí y Tertium, entre otras.

 

Gendarmería advirtió sobre la maniobra

En los últimos días, por canales oficiales, las autoridades de Gendarmería advirtió a su personal  de la maniobra y les recomendaron que realicen tres operaciones para evitar los débitos sistemáticos: stop debit, reversión y bajas de adhesión. Sin embargo, los débitos vuelven a aparecer y si pasaron 30 días y la víctima no se dio cuenta de la estafa, no podrá reclamar el dinero.

“La directiva del Banco Central dice que las reversiones de montos menores a $750 se tienen que devolver de manera inmediata. Los montos que superan esa cifra tienen un plazo perentorio de 48 horas y demoran entre siete y 10 días en devolverlo. Además, hay gente que nunca reclamó y nunca hizo siquiera la reversión. ¿Esa plata a dónde va?”, se pregunta uno de los afectados que volvió a encontrarse con el débito pese a haber ejecutado todas las operaciones recomendadas.

Los denunciantes apuntan por la maniobra irregular a un hombre que es titular de SEF es un militante kirchnerista de Posadas. Se trata de un ex policía fundador de un partido afín a Cristina Kirchner, junto a una ex  funcionaria kirchnerista que fue desplazada del Ministerio de Desarrollo Social de Misiones por un escándalo durante la pandemia.

La línea telefónica del hombre sospechado aparece asociada a la entidad denunciada. El ex policía se exhibe en redes sociales haciendo obras de caridad y se muestra como ferviente seguidor del movimiento liderado por la Vicepresidenta: posteó fotos con el hoy titular de la agencia de inteligencia Agustín Rossi y con Jorge Taiana, actual ministro de Defensa.

 

El militante también logró retratarse junto al exministro de Economía Amado Boudou e, incluso, la líder del Frente para la Victoria. Otras imágenes muestran sus contactos políticos.

El dirigente tuvo como tesorero a otro hombre vinculado al gobierno misionero, quien incluso firmó cheques de la asociación como tesorero.

“No somos una empresa fantasma”

TN se comunicó con el hombre que es señalado por las víctimas. Como al momento de esta nota no ha sido imputado de delito alguno, se resguarda su identidad.

“Nosotros no somos esa Fundación, tenemos una antigüedad de 13 años de trabajo y está totalmente al día. No somos una empresa fantasma”, dijo sobre Salvemos el Futuro.

Al mismo tiempo, dijo que dejó de ser el presidente de la asociación por decisión tomada en una asamblea, aunque no quiso precisar quiénes formaron parte de esa asamblea ni cuándo se realizó. Tampoco quiso responder sobre los débitos y prometió un contacto con su abogado que, hasta el momento, no llegó.

 

Aseguró, sin embargo, que presentó una denuncia en la Justicia federal contra Gendarmería, para preservar su seguridad y la de su familia, ya que circulan en redes sus fotografías junto a las denuncias.

 

Pedido de informes en Diputados

Ante las denuncias, el diputado Gerardo Milman, ex mano derecha de Patricia Bullrich en Seguridad, reclamó explicaciones al Banco Nación por las irregularidades detectadas en un pedido de informes que elevó a la Cámara, junto a los legisladores de Juntos por el Cambio Alfredo Schiavoni, Ana Clara Romero y Virginia Cornejo.

En el documento, al que tuvo acceso TN, Milman detalla: “En los últimos ocho meses se han suscitado débitos automáticos de dudosas fundaciones y/o cooperativas de viviendas, entidades crediticias y hasta de servicios médicos y/o odontológicos, en todos ellos, los débitos se producen entre el último día hábil del mes y el primer día del mes entrante, coincidiendo con pago del salario mensual”.

“En caso de comprobarse que cientos de clientes-sueldo del Banco Nación, habrían sido vulnerados sus datos personales, qué acciones tomará la institución ante el delito cometido violatorio de la Ley 23326 sobre protección de datos personales”, piden los legisladores que sospechan de una estructura con más eslabones.

 

“Vemos en las distintas denuncias que se nos ha presentado, una serie de coincidencias y de ciertas complicidades que no dejan de llamar la atención que dentro de las autoridades del BNA no se hayan percatado de los mencionados procederes fraudulentos. ¿Será que hay personal del BNA involucrado en dichas maniobras fraudulentas?”, se preguntan.

“¿Será que esos “débitos automáticos”, que el cliente debe realizar una serie de pasos engorrosos, como solicitar el stop debit, la baja del mismo débito y la consiguiente reversión del débito, todo esto en un plazo de 72 hs, mientras ese dinero " mal debitado” está siendo trabajado en el market money, es decir, en la mesa dinero del BNA?”, arriesgan.

Al mismo tiempo señalan: “El BNA solo devuelve el dinero debitado en los últimos 30 días, hay clientes afectados por una serie de débitos no consentidos ni autorizados, que llevan meses, con la consiguiente pérdida monetaria, en momentos de una realidad acuciante, de inflación que gana a los salarios, y encima de todo, los sueldos acreditados en el BNA sufre constantes ‘fraudes”.

Por último, dejan una serie de preguntas: “¿Cómo es que los clientes del BNA sufren repetidas veces débitos automáticos no autorizados?; ¿Cuál es el grado de seguridad informática y de encriptación de los datos personales de los clientes del BNA para que se vulneren tan asiduamente? Y, ¿Han generado algún tipo de investigación interna sobre funcionarios cuyo desempeño está reñido con las más elementales valores éticos y morales?”.

 

Más Leídas