República Argentina: 2:52:36am

 

Los dos jueces prevaricadores del TOF Nro. 5 -Adrián Grünberg y Daniel Obligado- se “han llevado” lo que quedaba de la Institución Judicial. La Argentina llegó -con este aberrante hecho jurídico/político- al estadio de “Estado Fallido”*.

 

Grünberg formó parte del TOF Nro. 1 hace ocho años, ante el que comparecí como “testigo de conceptos” en la causa “Plan Cóndor”. A través de las numerosas y desacertadas preguntas que me formulara me apercibí que, solamente quien simpatizara con el “terrorismo revolucionario” podría formular palabras tan capciosas y demostrativas de una actitud impropia y suspicaz . Ahora nos enteramos que, junto a Obligado, pertenecen a la zafaroniana “Justicia Legítima”**. 

 

Son “jueces militantes”. No debe extrañarnos la conducta de estos pseudo jueces que -muy probablemente- no tengan conciencia de la gravedad institucional de sus actos. Como bien lo expresara el griego Plutarco de Queronea hace dos mil años, estos togados -a los que hay que agregar al felón Bava- son “perjuros que piensan poco en Dios” y menos aún en el cansancio de “los buenos”, frente a los hipócritas.

 

Desde su creación -en 1986- el IEEBA insiste permanentemente que el “riesgo estratégico” central de la Argentina -en sus posguerras- es el de la pérdida de sus Instituciones Constitucionales, es decir, el de su ingreso a la categoría de “Estado Fallido”. El “entrismo revolucionario” en los partidos tradicionales había permitido que -en reiteradas oportunidades- “montoneros” y el “erp” llegaran al poder, encubiertamente.

 

 Con los kk lo han hecho desembozadamente, porque la situación actual les impide el sigilo de otros tiempos. El presidente revista en los directorios del Foro de San Pablo -FSP- *** y del Grupo de Puebla -GP-****. Este último -de reciente creación- constituye el apoyo político internacional del FSP que, como organismo privado internacional planifica y dirige el proceso revolucionario continental iberoamericano. 

 

El pasado miércoles 1ro. de diciembre, el GP inició su “7mo. Encuentro” en la Ciudad de Méjico con el objetivo expreso de “frenar el desembarco fascista del neoliberalismo” en la región, según nos hace saber “Página 12” de esa fecha.

 

La licuación del Estado Argentino se inició -subrepticiamente- en diciembre de 1983, con la destrucción de su núcleo duro: las FF. AA. y del Sistema Judicial. Este último, en su rama Federal Penal, fue el seleccionado para inhabilitar a aquellas. 

 

Casi cuarenta años después, esa misma justicia “tuerta” -ocupada por “militantes revolucionarios”- sirve para sobreseer o procesar -según convenga- a quienes puedan obstaculizar el camino para alcanzar sus objetivos, que son los mismos que persiguen desde el momento en que iniciaron su “invasión” por las quebradas del Norte de nuestra Patria: el reemplazo de la Constitución Nacional y la toma del poder.  

 

Dicho proceso de “guerra civil revolucionaria” -1959/2021- queda descripta y comentada en los ensayos de IEEBA: ver 1) a 20). Cursamos -en el 2021- la 5ta. Campaña desde el momento -1974- en que fueran movilizadas las FFAA y enviadas al “aniquilamiento” del enemigo interno, sin entregarles las bases ético-jurídicas para determinar claras “reglas de empeñamiento”. 

 

En 1989 se produjo el último asalto revolucionario armado -en el intento de tomar al cuartel de “La Tablada”-. Desde entonces y hasta el día de hoy -han transcurrido 32 años- vivimos un “estado de guerra interno”***** totalmente desconocido por nuestros conciudadanos, pues el sigilo revolucionario ha permitido evitar el tratamiento público de las causas de nuestra grave Inseguridad Nacional, a pesar de los miles de muertos que esta ha acumulado en las últimas décadas.

 

La pandemia y su correspondiente cuarentena “eterna” y la llegada de los “libertarios” -en las últimas elecciones- con su temible lenguaje duro y descarnado, hicieron caer los velos de quienes encubren al citado “estado de guerra”: “los transversales”, “las palomas” o “progres de izquierda y de derecha”. En los próximos días los conoceremos con nombre y apellido, pues serán los que intentarán evitar que la Dra. Victoria Villarruel ocupe su banca en Diputados. Desde ella Victoria nos hará conocer, oportunamente y uno por uno los secretos blindados por los cobardes revolucionarios, disfrazados de corderos.

 

La demoledora acción destructiva del Estado Nacional, Provincial y Municipal se realizó principalmente desde el Estado mismo, particularmente cuando la socialdemocracia ingresó -con el “gramscismo”- en la cultura argentina, relativizando valores y principios que licuaron a la familia y a las sanos usos y costumbres heredados de nuestras tradiciones cristianas. 

 

La Argentina sin proyecto, con su Estado Nacional “fallido” -con sus Instituciones Constitucionales vaciadas- enfrenta a los dos próximos años con un Poder Ejecutivo sin autoridad y sin poder, un Poder Legislativo inhibido y un Poder Judicial desquiciado. La sociedad tiene por delante un progresivo caos social, un desastre económico y una inseguridad rampante. Su única esperanza es que a fines del 2023 podría cambiar el rumbo. 

 

¿Estaremos en condiciones de transitar -ese largo y conflictivo período- sin firmes liderazgos políticos y con manifiestas fragmentaciones en las actuales coaliciones electorales, incapaces de enfrentar los grandes desafíos y transformaciones estructurales que la situación exige, cuando llega la hora de gobernar?

 

2. No hay salida de la crisis-decadencia argentina sin retomar el camino de la verdad.

 

La doble situación de posguerra que vivimos no ha tenido el más mínimo tratamiento público por parte de nuestros dirigentes políticos y sociales. Consecuentemente la sociedad no ha asumido las naturales derivaciones de esos dramáticos hechos sociopolíticos. Contrariamente, nuestros enemigos de ayer y de hoy que estudiaron detenidamente nuestro colapso, continúan explotando sus éxitos estratégicos con dividendos cada vez mayores. 

 

Es este un extraño fenómeno sociológico, pues la norma en la Historia Militar Universal es exactamente la contraria: los países que sufren derrotas en las guerras, encuentran en ellas la energía para el resurgimiento.

 

Entendemos que la razón de esta excepción argentina se debe a la naturaleza de nuestra crisis decadencia, que tampoco ha sido considerada por nuestros intelectuales -en su gran mayoría permeados por las ideologías de izquierda- ni en los trabajos de investigación de nuestras Universidades. El hombre de a pie está convencido que nuestro problema central es el económico-financiero y así lo interpreta la “dialéctica materialista” que difunden -consciente o inconscientemente- los formadores de opinión.

 

Las consecuencias -de nuestra crisis-decadencia centenaria- son socioeconómicas, pero su origen es cultural y político. Intentar salir de esta situación cada vez más grave, sin entender su naturaleza, como hasta ahora lo hemos hecho, es imposible. ¿Seguiremos intentando encontrar al Ministro de Economía que haga un milagro? Deberíamos intentar un nuevo camino, pues estamos girando en ciclos, cada vez más cortos, alrededor de un punto 0.

 

Han aparecido últimamente algunos discursos que tienden -por necesidades prácticas en la conformación de las alianzas políticas- a plantear la exclusión de quienes manifiestan una moral dudosa o doble, pero entendemos que hay que ir mucho mas allá. La moral está relacionada con el “comportamiento” humano en la vida social, pero lo que ha sido destruido entre nosotros son los valores que regulan a ese “comportamiento”. 

 

Es la cultura la que nos identifica como Nación y que otorga una ética a la Política.

 

En la elección del futuro Ministro de Cultura y Educación se debería tener en muy en cuenta esta situación, que le da una prioridad e importancia no observable en los últimos tiempos. La recuperación de la credibilidad de la Argentina está relacionada con la recuperación de su cultura identitaria. Esta es una condición -“sine qua non”- de la recuperación socioeconómica.

 

La pretensión de Ella de convertirnos en “aliados estratégicos” de China entregando la energía, los transportes y puertos como moneda de canje, para lograr un salvataje económico -luego de haber aniquilado las finanzas propias- que conlleve la adopción del “modelo de Xi Jinping” y así alcanzar su desesperada absolución penal, demuestra la más absoluta ignorancia política de Ella y de los ciervos del instituto patria. 

 

China tiene otra cultura asentada -en otras religiones- ajenas al Occidente Cristiano. Podemos ser socios comerciales con los chinos, pero dar el salto de garrocha a otra cultura y a otra órbita de seguridad estratégica en estos momentos de alta conflictividad mundial, es absolutamente inviable. ¿Qué haría Buenos Aires si se agrava la situación estratégica Washington/Moscú por la eventual ocupación rusa de Ucrania? Beijín honraría sus Tratados con Moscú y ello arrastraría a sus aliados estratégicos, incluyendo a Buenos Aires. 

 

La ignorancia y la improvisación de los kk, pareciera no tener límites. Sin embargo, debemos enfrentar a los dos próximos años soportando al gobierno que padecemos. Mientras tanto, la pequeña política kk trabajará sin descanso para lograr los acuerdos con el “palomar progre” que le permita sobrevivir, como lo hizo hasta hoy. Lo acaba de expresar -en sus términos- el GP reunido en Méjico, orientado por el “canciller en las sombras” de nuestro gobierno, el chileno Ominami -MEO-, candidato perdedor serial en las elecciones trasandinas.

 

Una reacción rápida y oportuna de las Cámaras y de la Corte sería indispensable para reparar los últimos escandalosos fallos judiciales y mejorar nuestra actual situación de “Estado Fallido”, permitiendo así un posible y dificultoso tránsito hacia el renacimiento de la Patria. No hay salida de la crisis-decadencia argentina sin retomar el camino de la verdad.

 

CITAS Y ACLARACIONES:

*Estado Fallido: es aquel que no puede garantizar su propio funcionamiento o los servicios básicos a la población. Eso puede deberse a que ha perdido el monopolio de la fuerza, sufre un vacío de poder, legitimidad disputada, instituciones frágiles o carece de capacidades y recursos para satisfacer las necesidades esenciales de sus ciudadanos, entre otras causas. Se mide el fracaso de un estado con los siguientes parámetros:

Corrupción política e ineficacia judicial.

Sobrepoblación y contaminación.

Altos niveles de criminalidad e inseguridad ciudadana.

Altos niveles de informalidad, pobreza y pobreza extrema.

Crisis económicas, inflación y desempleo.

Fuga de talentos (emigración altamente cualificada).

Bajos porcentajes de personas con educación superior.

Gran parte de la población con la primaria y/o secundaria incompleta.

Pérdida de control físico del territorio o del monopolio en el uso legítimo de la fuerza.

Incapacidad de responder a emergencias nacionales.

Vulnerabilidad frente a desastres naturales.

Incapacidad para suministrar servicios básicos.

Incapacidad para interactuar con otros Estados, como miembro pleno de la comunidad internacional.

**Justicia Legítima es una rama del “kirchnerismo” que opera dentro del Poder Judicial, según directivas que parten el instituto patria. Su presidente es la exfiscal Cristina Caamaño, titular nada menos que de la AFI del actual gobierno.

***Foro de San Pablo -FSP- es un foro de partidos y grupos políticos de izquierda iberoamericanos desde reformistas centroizquierdistas hasta organizaciones activas de izquierda revolucionaria de Iberoamérica. Fundado por el PT -Lula- y Fidel en São Paulo, en 1990. De acuerdo con sus fundadores el Foro fue constituido para reunir esfuerzos de los partidos y movimientos de izquierda para debatir sobre el escenario internacional post caída del Muro de Berlín, con el objetivo de combatir las consecuencias del neoliberalismo en los países de Iberoamérica y el Caribe. Los miembros iberoamericanos del FSP tienen voz y voto. A los encuentros del Foro asisten también partidos y movimientos sociales de izquierda de otras regiones del mundo -Europa y Asia- los que solo tienen voz, pero no voto (aunque sí votan en las comisiones especiales).

La elección de Hugo Chávez en 1998 en Venezuela representó la llegada al poder del primer gobierno de izquierda en muchas décadas en Latinoamérica​ y el primer gobierno de un partido miembro del FSP, después de Cuba. Le siguió el triunfo de Lula  en 2002 en Brasil, luego Tabaré Vázquez del FA en Uruguay en 2004, E. Morales por el M  S en Bolivia en 2005, M. Bachelet del P. S de Chile en 2006, R. Correa por A P en Ecuador en 2006, D. Ortega por el FSLN de Nicaragua en 2006, F. Lugo por la A P  C en 2008, J. Mujica por el FA en Uruguay en 2009, M. Funes del FMLN de El Salvador en 2009, D. Rousseff por el PT de Brasil en 2010, O. Humala por el PNP en 2011, Nicolás Maduro del PSU de Venezuela en 2013. Todos ellos apoyados por los petrodólares venezolanos, se adscribieron al Socialismo Siglo XXI y al FSP. La Argentina ingresará al Foro con Néstor Kirchner -2003/2007-, pero lo hace de modo encubierto. Cuando asume Cristina Fernández la relación se hace más abierta y cuando llega el actual gobierno su política exterior evidencia un compromiso total con el proceso revolucionario relanzado en el 2019

Más Leídas