República Argentina: 1:19:31am

El plan incluso tiene incluso nombre: “Operación General Belgrano II” y depende del comandante operacional, general de brigada Deimundo Escobal, que a su vez está bajo el jefe del Estado Mayor Conjunto, el también general de brigada Martín Paleo. Y este a su vez del ministro de Defensa, Agustín Rossi.

El Belgrano II es parte del plan “General Manuel Belgrano”, que fue desplegado en marzo pasado en el marco de la explosión de la pandemia, y del decreto que estableció la prolongada cuarentena argentina.

Entonces, las fuerzas armadas se desplegaron en los 14 Comandos Conjuntos de Zonas de Emergencia, de los cuales doce están bajo responsabilidad del Ejército.

Desde entonces las fuerzas armadas cumplieron más de 260 días de apoyo al plan contra la pandemia, le dieron de comer a más de 11,7 millones de personas, en zonas carenciadas, donde entregaron 14 millones de raciones de alimentos, según las cifras que suministró a Clarín el general Escobal.

Durante la reciente conferencia sobre la Defensa Hemisférica, que la Editorial Tadea hizo por sus 15 años, su director Mario Montoto y un grupo de militares argentinos y brasileños coincidieron en que lo que hicieron las FFAA fue su mayor operativo desde la guerra de Malvinas, en 1982.

Ahora, según afirmó el ministro Rossi, se viene el apoyo al plan de vacunación, que tendrá características similares al despliegue de ayuda para alimentar a los más desprotegidos

El 1° de noviembre, Paleo y Escobal mantuvieron la primera reunión operativa con la viceministra Carla Vizzotti por instrucción de Rossi.

Fueron dos las reuniones hasta ahora entre Salud y Defensa, y trabajaron con la siguiente idea: las FF.AA actuarán en el plan de vacunación a requerimiento de Salud y no de manera desarticulada. Y se involucrarán en las actividades que sepan hacer y no en lo que no suelen hacer porque son del campo sanitario. Del ministerio de Defensa es que salió la idea, por ejemplo, de utilizar el padrón electoral para vacunar.

Si bien las fuerzas armadas tienen hospitales, médicos y enfermeros, el plan de vacunación contra el Covid-19 va a requerir un tratamiento especial en el marco de una gran incertidumbre local y global. Mucha de la actividad médica requerirá trabajo social, afirman los especialistas.  

Por ejemplo, los militares no van a intervenir en la distribución inicial de la vacuna, y no se van a involucrar a menos que se lo soliciten en el manejo de insumos, en el traslado de las dosis de vacunas que requieren frío extremo.

Tampoco tendrán vacunadores, que deberá disponer el ministerio de Salud, aunque eventualmente haya un apoyo militar en la vacunación. Pero tienen marcado incluso su "Día D", el inicio del mismo, cuando la ANMAT apruebe la vacuna.  

Pero los militares tienen una ventaja que Paleo y Escobal le expusieron a Vizzotti y que Salud no tiene. La estructura de las FFAA maneja a los militares de manera orgánica y vertical en las 24 provincias. En cambio, Salud, enfrenta 24 situaciones distintas en cada provincia y con diferentes ministros.

Escobal contó a Clarín que tienen 17 hospitales disponibles, 4 aviones Hércules C 130 y helicópteros para traslados y más el personal. En las operaciones que se hicieron desde marzo, participaron 174.236 hombres y mujeres, si se considera esta medición con personal que va rotando.

Más Leídas