República Argentina: 2:37:52am

"Uno entiende que hay cosas que no gustan, pero realmente duele ser tratado de conspirador, después de toda una vida dedicada a vivir y trabajar como corresponde", contestó Bossi, en diálogo con LA NACIÓN.

Las palabras más virulentas contra la mesa de enlace de las fuerzas, que reúne a un grupo de retirados con el objetivo de incidir en la política del sector y representar a los uniformados, corrieron por cuenta del ministro de Defensa, Agustín Rossi. Apenas se conoció la noticia, el ministro sostuvo que la mesa se formó "para tratar de conspirar". Rossi, además, consideró a la presentación como una "fenomenal operación política", dijo que la Mesa "parece una conducción alternativa de las FF.AA." y añadió sobre Ernesto Bossi: "Es un conspirador".

"Estas cosas duelen; pero esperamos que sirva para poder llevar al debate público la política de defensa y seguridad, nosotros tenemos la tranquilidad de conciencia de las formas que usamos y, que se entienda bien, solo queremos colaborar", respondió el general (R) Bossi.

La reacción kirchnerista contra la agrupación incluyó al general retirado César Milani y a la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. 

Tras las acusaciones, Bossi le envió una carta al ministro de Defensa. Allí le expresa que "la finalidad de la reunión era precisamente crear un espacio de encuentro, desestimando enfáticamente alguna otra intención".

"La problemática de la seguridad y la defensa es nuestro desvelo y la motivación de la invitación formulada", agrega Bossi, en la carta dirigida al ministro.

La mesa de enlace se presentó como una confluencia inédita en la historia de referentes de la fuerzas armadas, de seguridad y policiales para "representar ante la dirigencia política y la opinión pública a los centenares de miles de uniformados que viven y cumplen servicio en todo el territorio nacional".

 

 

Más Leídas