República Argentina: 1:57:04pm

Maduro acusó a Guaidó y Washington de tratar de orquestar un golpe para apoderarse de los recursos naturales de Venezuela.

Estados Unidos aplicará más sanciones a Venezuela  en las próximas semanas y meses, dijo el Enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliot Abrams. Además agregó   los EE.UU. hablará con los representantes del Gobierno español  y de la firma petrolera Repsol con la expectativa de que cambien las actividades de la compañía en el país Sudamericano. Asimismo, Abrams añadió que Estados Unidos recomienda a China y a la India que no compren petróleo venezolano. “Los dos mayores compradores del crudo venezolano son la India y china, en ese orden. Sostendremos conversaciones con los clientes para informarlos de la política estadounidense respecto de las exportaciones de petróleo venezolano”, dijo Abrams. El diplomático añadió: “Seguiremos intentando persuadir a aquellos países que están respaldando y sosteniendo al régimen que reduzcan sus operaciones”. Se hizo una excepción para Chevron, que trabajó en el país Sudamericano durante casi un siglo y tiene varios proyectos importantes en asociación con PDVSA, la compañía petrolera nacional venezolana. En enero, Chevron recibió una licencia del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos para continuar sus operaciones en Venezuela sin recibir sanciones por otros tres meses.

Pero Washington impuso sanciones a TNK Traiding Internacional S.A. una filial suiza de la empresa rusa Rosneft, por cooperar con Venezuela. Según declaró el Secretario de Estado de los EE.UU., Mike Pompeo  las nuevas sanciones “aumentaran el aislamiento del régimen y acercaran  al pueblo de Venezuela a la libertad y a la prosperidad”. El Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, reiteró  a su vez, que el Gobierno de los Estados Unidos sigue comprometido en “apuntar a quienes apoyan la explotación del régimen corrupto de los activos petroleros de Venezuela”. Por su parte la compañía   rusa  calificó  las sanciones de ilegales e infundadas y subrayó que sus actividades en el país Latinoamericano no sirven a intereses políticos.

Estados Unidos puede apuntar  a nuevos sectores a medida que intensifica las sanciones contra Venezuela, dijo el subsecretario Adjunto de Estado  sobre Sanciones y Combate  a las Amenazas Financieras, David Peyman. “Nuestras sanciones continuaran aumentando” dijo Peyman, “Ese aumento  podría estar ampliando el alcance de nuestra focalización para incluir actores secundarios que contribuyen a la situación de Venezuela, pero que se encuentran fuera de Venezuela”.

Se sostiene que Washington continúa aplicando la doctrina de Trump que se parece a la de Monroe.

Se asegura, desde esa óptica, que los Estados Unidos ven a América Latina como  zona exclusiva de sus intereses siguiendo una doctrina de 1823 que el presidente de entonces James Monroe proclamó y quedó sintetizada en la frase “América para los americanos”. A finales del Siglo XX la Doctrina Monroe fue completada con una tesis que otorga a los EE.UU. potestad para solucionar los conflictos en América Latina, incluso con el uso de la fuerza militar. Un ejemplo característico de esa política es la situación de Venezuela, donde el Gobierno es blanco de una presión sin precedentes desde el exterior.

Washington continua aplicando la llamada Doctrina  Trump, cuyo objetivo es promover gobiernos democráticos en todo el Hemisferio Occidental. Mientras tanto, Venezuela, Cuba y Nicaragua son los principales países que impiden al país norteamericano plasmar las provisiones de esta doctrina que se parece a la de Monroe, sostienen los analistas internacionales en este informe.

 

Más Leídas