República Argentina: 5:10:18am

Fracasadas las acciones disuasorias indirectas para evitar la operación, el timón de la ofensiva lo tomó el secretario de estado norteamericano Mike Pompeo quien sin demasiados pruritos dejó en claro que Washington no encuentra otra solución que no pase por advertir – en rigor de verdad amenazar -a El Cairo para que no coopere con Moscú en el ámbito militar. 

En ese plano tanto el Pentágono y como el Departamento de Estado norteamericano, en una carta conjunta presionaron abiertamente a las autoridades de Egipto por los efectos contraproducentes para las relaciones entre ambas naciones si se avanzaba con la adquisición de los aviones Su-35. En su misiva amenazaron abiertamente con sanciones en caso de que la compra se realizase.

En El Cairo la retórica de los EE.UU. es considerada  inaceptable. Una de las voces  más críticas es el influyente miembro del Comité de Seguridad Nacional del Parlamento Egipcio, general Yahya Kidwani, quien aseguro que EE.UU. presiona a su país por sus acciones  soberanas en materia de defensa nacional.

Según el militar las amenazas provenientes  de los Estados Unidos violan las normas diplomáticas y son una injerencia inaceptable en los asuntos internos de Egipto. Kidwani opina que Egipto toma las decisiones por si mismo y coopera con diferentes países del mundo en función de la necesidad de proteger sus propios intereses. El militar subrayó que El Cairo no cederá ante la presión de Estados Unidos ni cambiara su política para complacerlo.

En Washington, en cambio, se asegura que la adquisición del armamento ruso daña la imagen  de los equipamientos bélicos que venden los estadounidenses.

Los observadores coinciden en que los norteamericanos ven que en los últimos dos años el interés hacia los productos militares rusos  por parte de muchos países del mundo ha crecido exponencialmente. Es muy probable que Egipto se salga con la suya porque ya hay una antecedente: el caso de la compra de los S-400 rusos  (sistema de misiles antiaéreos)  por parte de Turquía. Estados Unidos ya trato de presionar sobre Ankara y aun así todos los intentos fueron en vano. Egipto hará caso omiso a las amenazas de los Estados Unidos porque entiende que necesita los aviones rusos para garantizar sus capacidades defensivas.

Las declaraciones pronunciadas por la Administración estadounidense acerca del empleo de sanciones contra los países que compren armas rusas representan un claro ejemplo de la “competencia sucia” que lleva adelante Washington  en la esfera militar. Los países que quieren mantener lazos con Washington  en el ámbito militar deben recordar que los EE.UU. no siempre tiene  la posibilidad de eximir  de las sanciones  a quienes compren armamento ruso. Se refiere a la Ley para Contrarrestar a los Adversarios a través de las Sanciones (CAATSA), que otorga el derecho a Washington  de introducir sanciones contra cualquier país que viole los intereses del país norteamericano. Además destaco que el Gobierno de EE.UU. no puede mostrar flexibilidad en lo que se refiere a la CAATSA. 

Pero los Patriot no pararon el ataque con drones en Arabia Saudita

Washington ejerce mucha presión sobre Arabia Saudita para que no coopere con Rusia en el ámbito militar. Además, EE.UU. y Arabia saudita tienen firmado un acuerdo comercial que permite que Riad compre las armas norteamericanas con  descuentos (bonificadas). Una vez que intenten no cumplir  con las cláusulas de dicho acuerdo, enseguida se introducen medidas económicas contra el reino árabe. Si bien los sauditas muestran interés por el material  de guerra ruso, no pueden cooperar con este país (Rusia) en este ámbito, porque tiene las manos atadas. Riad mantiene negociaciones con Moscú por la compra de armas, pero estas consultas no siempre dan sus frutos. A su vez los sistemas de defensa antiaérea Patriot fracasaron en su intento por defender la Refinería de Saudi Aramco, en el mes de septiembre. Lo peor es los sauditas habían pagado ingentes cantidades de dinero por este armamento y por instruir a su personal militar para que pudieran operarlas. Sin embargo, los Patriot fallaron  en el peor momento. Los drones de los Huties –nombre de los miembros del movimiento Yemeni  Ansar Ala –penetraron el espacio aéreo como si no hubiera defensa antiaérea. El ataque causó daños considerables a las instalaciones, cuyo costo es significativamente mayor que los propios sistemas de defensa antiaérea que protegían el espacio aéreo sobre estas. Antes se había barajado la posibilidad que Riad adquiriese los Sistemas S-400, pero las negociaciones no tuvieron éxito, en parte, por la presión de sus socios estadounidenses.

La verdadera razón por la que EE.UU. se opone al Stream 2 

El Gasoducto Nord Stream 2, impulsado por un alianza de empresas de Rusia, Alemania, Austria, Francia y Países Bajos, prevé el tendido de dos tuberías por el fondo del Mar Báltico parta conectar a los dos primeros países nombrados  en primer término. El senador estadounidense de origen cubano  Ted Cruz apostó por usar las sanciones para paralizar la construcción del gasoducto Nord Tream 2 que busca elevar la seguridad energética de Europa. ”Según las previsiones, ese gasoducto se completara para enero. Eso significa que tenemos dos meses para hacer algo. Si el Congreso aprueba el proyecto de ley o el Gobierno usa sus poderes en el marco de la Ley CAATSA, el Nord Stream 2 será paralizado” dijo Cruz. Tras remarcar que el tiempo se agota, el senado estadounidense agregó que el Comité del Senado para Asuntos Internacionales y la Cámara Baja del Congreso   ya avalaron el proyecto de ley bipartidista para aplicar la ley CAATSA contra  el proyecto de gas europeo.

Al mismo tiempo el embajador de EE.UU. ante la Unión Europea (UE), Gordon Sondland, durante un encuentro económico en Bruselas, declaró que Washington examina todo los instrumentos en relación con el proyecto de la construcción del Gasoducto Nord Stream 2. Sondland aconsejó  a los países europeos que compren energía a productores  occidentales. “Todo lo que genere avances en la construcción del gasoducto es una dirección equivocada”, afirmó. Países como los EE.UU. Ucrania, Letonia, Lituania y  Polonia expresan  su rechazo a la  construcción del gasoducto, advirtiendo que haría aumentar la dependencia del gas ruso. Desde Alemania afirman  que las sanciones de los EE.UU.  violan el derecho internacional. El Jefe del Comité Oriental de la Economía Alemana, Michael Harms, declaró  que las sanciones estadounidenses contra las empresas europeas que hacen negocios con Rusia  son ilegales. Como explicó Harms en su entrevista para el medio OWC, los recientes paquetes de sanciones  estadounidenses no tienen un objetivo político claro y se asocian solo con la defensa de los intereses económicos de los EE.UU. en Europa. En particular, con los planes para aumentar las exportaciones de gas natural licuado. 

 

 

 

 

 

Más Leídas