República Argentina: 5:33:59am

El magistrado se refirió a la voluntad de Alfonsín de incorporar a los jóvenes a la política desde el lugar de la civilidad tras los años de más crispación, por lo que lamentó que se intente reivindicar la "violencia guerrillera".

El historiador Luis Alberto Romero también aludió directamente, en su intervención de media hora, a los dichos de Horacio González, exdirector de la Biblioteca Nacional y referente de Carta Abierta, el grupo de intelectuales afines al kirchnerismo.

"En su momento él estuvo en contra de la guerrilla", recordó Romero, que subrayó la "inversión grande" en la opinión de González, hoy activo defensor de la candidatura de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

El tema sobrevoló la conmemoración de la gestión de Alfonsín que puso fin a la última dictadura militar en 1983 y encabezó la transición hacia la democracia, de la que este año se cumplieron 36 años.

Se trató del séptimo encuentro del ciclo Elecciones decisivas: momentos de cambio en la política argentina, que organiza la Universidad de San Andrés.

La guerrilla de los 70 se convirtió en un debate actual luego de que González propusiera reescribir parte de la historia. "Hay que reescribir la historia argentina, pero no en esa especie de neoliberalismo inspirado en las academias norteamericanas de los estudios culturales, donde hay una multiplicidad graciosa y finita, sino que tiene que ser una historia dura y dramática, que incorpore una valoración te diría positiva de la guerrilla de los años 70 y que escape un poco de los estudios sociales que hoy la ven como una elección desviada, peligrosa e inaceptable. (...) Al mismo tiempo tiene que ser una historia comprometida con la creación de un sujeto social nuevo en la Argentina, de carácter productivo y popular", afirmó en una entrevista a la Agencia Paco Urondo.

Pese al sobrevuelo de la polémica, el homenaje a Alfonsín se centró en el aporte del exmandatario radical a la recuperación de la democracia.

Rosenkrantz se explayó durante su intervención acerca de sus inicios en la militancia en la UCR, poco antes de que cayera la última dictadura militar, y acerca de su relación con Alfonsín, quien según su creencia "debe ser considerado como uno de los políticos argentinos que más le aportó al país porque lo pacificó".

 

El homenaje a Alfonsín

 

"Un hombre interesado por las ideas y de gran coraje personal, de una convicción muy difícil de encontrar. Estaba motivado por la política, no tenía cabeza para ocuparse de otra cosa. Respetuoso, afable y considerado, lo que después vi como un problema de Alfonsín: no podía deshacerse de la gente", describió el juez de la Corte. Y agregó: "Fue un gran hombre. Podía ser él mismo en medio de la debacle de su tiempo. Alfonsín siempre fue Alfonsín. Fue un buen político, tenía una aptitud consistente en identificar el humor del momento".

 

El ministro remarcó la capacidad de dirigente de hablar en público. Según dijo, Alfonsín fue "el mejor orador de los últimos 50 años" en el país. "Hay políticos que hoy los mandás a hacer tres discursos en un día y se mueren", sostuvo.

 

Acompañaban al magistrado y a Romero el doctor y profesor de la Universidad de San Andrés Eduardo Zimmermann y el presidente del Club del Progreso, Guillermo V. Lascano Quintana.

 

Rosenkrantz evitó responder preguntas sobre las palabras del presidente Mauricio Macri, quien cuestionó el nivel de confianza de la Justicia en la sociedad. El mandatario había manifestado su inconformidad con el accionar del Poder Judicial y criticó sus "idas y vueltas".

 

"Si le preguntamos a la gente que piensa de ella (de la Justicia), seguramente, ustedes saben, hoy no tenga una buena opinión. Piensan que es lenta, que está llena de burocracia, de idas y vueltas, y tal vez lo peor, seguro nos diga que está lejos de la gente, que nunca pone a las personas como prioridad", dijo el mandatario en el Salón Blanco de la Casa Rosada durante la presentación del anteproyecto del nuevo Código Procesal Civil y Comercial.

 

En ese evento no hubo presencia de los ministros de la Corte.

 

Macri reclamó que la sociedad "necesita creer en la Justicia" poco después de que comenzara a evidenciarse un reacomodamiento de algunas decisiones judiciales frente a las tendencias electorales.

 

"No vine a hablar de la Justicia, sino de Alfonsín", dijo Rosenkrantz cuando se le preguntó sobre la cuestión.

 

Sí habló del tema, aunque breve, el titular del Club del Progreso. "Esta crítica tan común [a la legitimidad del Poder Judicial] merece unas reflexiones. Cuando se habla del Poder Judicial se habla de infinidad de jueces. En mi experiencia nunca me topé con un juez manifiestamente corrupto. Que la Justicia es un desastre es parte del relato. No digo que no haya inequidades", sostuvo, al tiempo que agregó que "la Justicia es lenta en todo el mundo".

 

Más Leídas