República Argentina: 8:01:40pm

La ceremonia, realizada el miércoles 21 de agosto,  fue encabezada , ante una formación militar, por el ministro de Defensa, Oscar Aguad, y el jefe del Ejército, teniente general Claudio Ernesto Pasqualini, en un acto de homenaje al coronel Argentino del Valle Larrabure, asesinado en agosto de 1975, durante el gobierno de María Estela Martínez de Perón, luego de permanecer un año secuestrado por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

El reconocimiento se extendió a otros oficiales y suboficiales que cayeron víctimas de ataques guerrilleros "en cumplimiento del deber" e incluyó la entrega de distinciones a sus familiares.

El homenaje tuvo lugar en el patio de la Facultad de Ingeniería del Ejército, donde se impuso el nombre de Larrabure al laboratorio de química de la institución. Allí se formó el recordado coronel, cuando estudiaba en la antigua Escuela Superior Técnica del Ejército, de donde egresó como ingeniero militar.

"En estas aulas el coronel Larrabure pasó muchas horas de su vida formándose, sin sospechar siquiera el calvario que le tocaría sufrir por el solo hecho de ser militar", recordó expresamente Pasqualini.

A la presencia del ministro Aguad se sumó la del secretario de Derechos Humanos y Pluralidad Cultural, Claudio Avruj, quien el mes pasado defendió un proyecto presentado en el Congreso para otorgar un reconocimiento económico a los familiares de los militares caídos por ataques guerrilleros "en períodos democráticos".

Con la presencia de cadetes del Colegio Militar, granaderos, efectivos del Regimiento de Infantería Patricios y la banda militar Tambor de Tacuarí, entre otras formaciones, el ministro Aguad, el teniente general Pasqualini y el secretario Avruj descubrieron una placa en homenaje a Larrabure, junto con el decano de la Facultad de Ingeniería del Ejército, general Aníbal Luis Intini. También se depositaron ofrendas florales.

 

El caso Larrabure

 

El jefe del Ejército recordó que el 11 de agosto de 1974 el ERP atacó la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos de Villa María, y secuestró al entonces mayor Larrabure, que era subdirector de la fábrica y "cuya vida truncaron luego de 362 días de inhumano cautiverio".

Delante de los familiares y de varios compañeros de la Promoción 82 del Colegio Militar, recordó que "Larrabure soportó estoicamente su cruel destino, a punto tal que ante la oferta de sus captores de otorgarle su libertad física si compartía con ellos sus conocimientos de explosivos, les respondió: 'De hijo mal parido sería trocar este mísero encierro por una libertad física mientras mi alma se envilece'".

Pasqualini expresó que se trataba de "un acto de justicia y homenaje a soldados que, sin distinción de jerarquías, ofrendaron sus vidas en pos de una patria libre y soberana, tal como lo soñara San Martín".

El jefe del Ejército entregó, además, la orden a los servicios distinguidos al mérito civil, en el "grado de comendador, a esposas, hijos y nietos de oficiales y suboficiales caídos en períodos democráticos. Recibieron la distinción familiares de los generales de brigada Jorge Oscar Grassi y José Dalla Fontana, los tenientes coroneles Néstor Horacio López, Héctor Abel Sánchez y Jaime Gimeno, el mayor Miguel Alberto Keller, el capitán Luis Roberto Brzic, el teniente Diego Barceló y el cabo Alberto Hugo Vacca.

El Ejército dio continuidad, así, al reconocimiento encabezado en enero de 2018 por el entonces jefe de la fuerza y antecesor de Pasqualini, teniente general Diego Suñer, quien rindió homenaje a los caídos en 1974, en el intento de copamiento de la guarnición de Azul.

"Es un justo homenaje a todos los caídos en el cumplimiento del sagrado deber militar, apellidos que se recuerdan en el Ejército pero que la sociedad argentina no conoce", declaró, al finalizar el acto, Arturo Larrabure, uno de los hijos del coronel reivindicado.

 

 

 

Más Leídas