República Argentina: 3:41:41am

"Una de las cosas más importantes que logramos tiene que ver con la normalización de la imagen de las Fuerzas Armadas en la vida democrática, hoy son reconocidas y valoradas", señaló Macri en un discurso que duró seis minutos.

Y agregó: "Es un honor participar por cuarto año consecutivo de la cena de camaradería y poner en valor esta enorme tarea silenciosa y permanente que lleva adelante esta gran familia militar".

Macri se sentó en la mesa principal con Marcos Peña, Oscar Aguad -ministro de Defensa-, el teniente general Bari del Valle Sosa y los jefes del Ejército, Claudio Pasqualini; de la Fuerza Aérea, Enrique Amrein; y de la Armada, José Luis Villán. También estaban la vicepresidenta Gabriela Michetti y Federico Pinedo, Presidente Provisional del Senado.

En su discurso pronunció elogios al Operativo Integración Norte y el “rol moderno” de los militares en el apoyo a las tareas de Gendarmería y Prefectura en las fronteras. También remitió a “tareas valoradas por la sociedad” como las campañas sanitarias fluviales y la asistencia a poblaciones afectadas por las inundaciones.

Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Macri habló de la incorporación de equipamiento aun con las restricciones presupuestarias para bajar el déficit, la producción de aviones Pampa III y aeronaves de entrenamiento Texan.  Clarín insistió en que el ministerio de Defensa confirmó las gestiones avanzadas para adquirir una flota de combate a Corea del Sur por cerca de US$ 400 millones. Será usada por la Fuerza Aérea para el control de la frontera y en cumbres internacionales en el país.

No hubo anuncio en materia de salarios, uno de los motivos de descontento del sector. El Gobierno blanqueó sumas no remunerativas -las bajó de 40% a 21%, según el ministerio de Defensa-, aunque en promedio los haberes de los militares quedaron un 30% por debajo de los integrantes de las fuerzas de Seguridad. Cada punto de aumento para los 80 mil militares -casi 100.000 con personal civil- implica un incremento del presupuesto de $1.500 millones anuales.

Dijo Macri al respecto: "Avanzamos en la normalización de haberes después de años de postergación; sé que todavía falta pero ya recorrimos la parte más compleja del camino".

Macri dedicó un tramo del discurso al hundimiento del ARA San Juan, con un recuerdo para los 44 tripulantes. Fue días después del informe de la comisión bicameral investigadora del Congreso sobre las presuntas irregularidades cometidas por los mandos superiores de la Armada, en el que los legisladores opositores -los oficialistas se pronunciaron en minoría- adjudicaron la responsabilidad política a Macri y Aguad.

Dentro de la estrategia dividida en segmentos el macrismo apuntó a recuperar el "voto militar", uno de los sectores desencantados con la gestión. Al ajuste presupuestario entre los motivos se sumaron la venta de inmuebles del Ejército y el proyecto para quitar a los militares el manejo de la Obra Social de las Fuerzas Armadas (IOFSA), con una caja de $20 mil millones. "La mayoría nos apoya, entienden que no hay recursos y no quieren que vuelva el kirchnerismo", confió uno de los funcionarios del área. La candidatura de Juan José Gómez Centurión podría quitarle apoyos a Macri en ese segmento, aunque en la Casa Rosada apostarán al voto útil.

Macri cerró: "Soy conciente de que estamos transitando un camino largo pero el hecho de haber encarado con todo el equipo de las Fuerzas Armadas me confirma que vamos por el camino correcto y vamos a seguir avanzando hacia unas fuerzas modernas y profesionales".

 

Más Leídas