República Argentina: 1:06:22pm

Al cumplirse 30 años de la asonada que dejó 43 muertos, el Ejército realizó el miércoles 23 de enero, un reconocimiento a los caídos. Fue en la guarnición militar de Pigüé, donde el RIM 3 se mudó seis años después del ataque. Durante el kirchnerismo la recordación nunca fue oficialmente reconocida y se tributó a puertas cerradas en los cuarteles como ceremonia privada

“Como dijo Alfonsín, se trató de un acto demencial en contra de las instituciones del país”, remarcó Aguad sobre el discurso que dio el entonces presidente al día siguiente de la intentona.

 El Ministro resaltó que tanto su presencia como la del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, “es el reconocimiento del gobierno y de Macri, que es un presidente consustanciado con las instituciones y la defensa del país”. También dijo que “atacar al Ejército es atacar a una de las instituciones del país y de la democracia”.

Cuatro referencias a aquel discurso de Alfonsín hubo antes, en el mensaje del jefe del Ejército, Claudio Pasqualini. “Fue un ataque a la democracia”, dijo, al encabezar la entrega de diplomas de honor a cuatro efectivos del Ejército, Policía provincial y Prefectura que repelieron el ataque.

Junto a Aguad y Avruj, repartió además distinciones a familiares de seis caídos, entre ellos dos de policías. “Merecen respeto y admiración quienes, a pesar de sus pérdidas, han logrado prevalecer ante el dolor”, sostuvo el militar.

La primera en recibirla fue Liliana Raffo, viuda del teniente coronel post mórtem Horacio Fernández Cutiellos, una de las 9 víctimas del Ejército en el ataque y cuyo nombre lleva la plaza donde se realizó el sentido acto.

“Honrar el valor de quienes cumplieron con la Patria y aliviar el dolor de sus familiares, ratifica la firme convicción de que hoy, el único camino posible es el de la unión de todos los argentinos”, afirmó Pasqualini, a metros de los intendentes Hugo Corvatta, de Saavedra (PJ), y Roberto Palacio, de Coronel Suárez (Cambiemos).

Del desfile de cierre participó la Agrupación Defensores de La Tablada, integrada por quienes se enfrentaron al Movimiento Todos por la Patria, que perdió 32 miembros en el ataque. Cuatro aún siguen desaparecidos y desde diciembre se juzga a jefes militares de entonces.

“Nuestra República tiene poderes independientes y la Justicia debe hacer su trabajo en función de procesos que se se están llevando a cabo” respondió Avruj sobre la postura del Gobierno en ese juicio.

Al finalizar el acto, Clarín consultó a Aguad si creía que el Estado les debía un reconocimiento a las víctimas. “Todas las gestas donde nuestros conciudadanos defienden la Constitución hasta dar su vida lo merecen. Lamento quienes no lo hacen y no reconocen a nuestros héroes” dijo en referencia a que diez años atrás, la ceremonia fue reservada, concluyó Clarín.

 

Más Leídas