República Argentina: 11:10:53am

 

En la noche del miércoles 23 de mayo hubo una reunión en Olivos de la que participó Fulvio Pompeo, mano derecha de Marcos Peña para el área de Defensa, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich , el secretario de Seguridad Eugenio Burzaco y el ministro de Defensa Oscar Aguad . Se habló de modificar el decreto 727 de Nilda Garré , que establecía que las Fuerzas Armadas Argentinas (FAA) no pueden intervenir en temas de seguridad interior.

Hay una muralla china entre le mundo de Seguridad y el de Defensa. Hay quienes cuestionan esa división y la tildan de ridícula.

Están discutiendo la posibilidad de modificar este decreto, para que las Fuerzas Armadas puedan prestar servicios de seguridad y, de esa forma, que liberen gente de seguridad para su cometido.

La central Atucha, por ejemplo, custodiada por Gendarmería, liberaría a esos gendarmes y con gente del Ejército se le prestaría seguridad.

¿Es necesario que haya gendarmes en los puestos de frontera o podrían estar abocados a tareas de seguridad más activas y colocar allí militares?

Hay retracción entre la gente de jefatura de Gabinete, que parece comulgar con la ideología de Garré.

Frente a esto se observa: la prevención de un sector de las Fuerzas Armadas que no quiere convertirse en policía y, a su vez, el pensamiento de que si esa fuerza no tiene justificación, puede desaparecer.

Macri suele decir que tiene 80.000 hombres ociosos, que son las Fuerzas Armadas.

La Gendarmería y la Prefectura se preguntan si pasarán a depender del Ejército.

¿No será que el Gobierno está pensando en una mega recesión que implica reprimir más duramente? Honestamente no es eso lo que inspira al Gobierno, pero esta noticia de transferir personal militar para tareas de seguridad, en este contexto, luce como un Gobierno que se prepara para ser más duro.

Para el kirchnenrismo es la profecía autocumplida, la corroboración gozosa de sus presunciones.

¿Cuánto estas reformas tienen que ver con el ajuste fiscal? Nadie sabe a ciencia cierta por dónde va a pasar el ajuste, entre otras cosas porque es difícil pactar con los gobernadores lo que se consolidará en el Presupuesto.

Nicolás Dujovne debe llevarle a Christine Lagarde un programa de ajuste sobre gastos del Ejecutivo; ahí el foco en la Defensa debe ser importante, porque hay una cantidad de actividades que se mantienen ociosas, salen dinero y, al menos, se les daría una función que permita bajar algunos costos.

 

 

Más Leídas