República Argentina: 6:11:00am

"Se analizó la firma acústica y no corresponde a un submarino. No corresponde a un patrón de lo que sería golpes de casco en sistema morse. es un ruido continuo constante que podría ser un ruido biológico", explicó el portavoz naval, Capitán  de Navío Balbi Sin embargo, Balbi advirtió que se va a aprovechar la navegación que venían haciendo los buques oceanográficos argentinos y un brasilero: "Van a hacer un barrido con sus sondas multihaz por ese punto para que no queden dudas y descartar".

 

El informe anterior tambien descartado

 "Hemos recibido oficialmente el informe de la empresa que investigó todas las señales y explicó que los siete intentos de comunicación del sábado no se corresponden con el teléfono satelital del submarino", informó el portavoz naval echando por tierra las esperanzas que se abrigaban en ese sentido. El presidente Macri visito a los familiares en la Base Naval

 Por su parte el capitán de Navío Gabriel Galeazzi, afirmó  que, previo al cese de las comunicaciones, el miércoles pasado desde el submarino ARA San Juan reportaron un "cortocircuito en las baterías". 

Galeazzi consideró que la confirmación de que las siete llamadas no provinieron de la nave de la Armada Argentina "ha sido una información que ha afectado a las familias".

"Estamos en comunicación permanente con las familias de los tripulantes. Uno tiene esa esperanza de haya un dato más", señaló el vocero de la Base Naval.

En este sentido, Galeazzi reconoció que "es cierto que el submarino ya cumplió la fecha en la que tendría que haber entrada a Mar del Plata", pero dijo que "por el momento no tenemos ningún nuevo indicio" sobre la nave desaparecida desde hace cinco días.

"El miércoles se informa sobre un cortocircuito en las baterías.y se lo pone rumbo a Mar del Plata. Estando el submarino en inmersión se informa que están sin novedades de personal y que continúan con la navegación", señaló el capitán de navío.

"Es normal que haya averías en un buque y pueden afectar la navegación", aseguró Galeazzi y dijo que las condiciones climáticas adversas complican la búsqueda en la zona del Golfo San Jorge. "Nunca tuvimos una situación como esta", remarcó.

Respecto de la falsa alarma por las llamadas, en principio se creía que las comunicaciones podían provenir del ARA San Juan porque utilizaban una frecuencia similar a la de los teléfonos satelitales,. El Ministerio de Defensa había informado a través de un comunicado de prensa oficial que se habían detectado siete llamadas provenientes del submarino que no llegaron a enlazar con las bases. Esta versión quedó ahora totalmente destacada.

Recién el martes a mediodía el tiempo se presentará aceptable con olas promedio de un metro lo que permitirá actuar a pleno en la búsqueda, en particular con equipos de sumersión especialmente llegados de Estados Unidos.

   La Marina de los Estados Unidos detalló cómo está colaborando en la búsqueda del submarino ARA San Juan y explicó que ya se encuentra rumbo a la zona de investigación un sistema de rescate que "puede sumergirse hasta 2.000 pies para atracar y aparearse con un submarino instalado en el fondo del océano".

En un comunicado, la Marina detalló que "ordenó a su Comando de Rescate Submarino (URC por sus siglas en inglés), con base en San Diego, desplegarse en Argentina el 18 de noviembre, para apoyar la búsqueda de la nación sudamericana del submarino de la Armada Argentina A.R.A. San Juan en el Atlántico Sur".

"El URC está desplegando dos recursos de rescate independientes basados ​​en una serie de factores, incluida la profundidad variable de las aguas oceánicas cerca de la costa sudeste de América del Sur y las diferentes profundidades de operación segura de los dos sistemas de rescate", agregó la misiva.

El primero de estos recursos consiste en "tres aviones estadounidenses C-17 Globemaster III y uno estadounidense C-5 Galaxy transportarán el primer sistema de rescate, la Cámara de Rescate Submarino (SRC por sus siglas en inglés) y el Vehículo operado a distancia (ROV) para la intervención submarina desde Miramar a Comodoro Rivadavia, Argentina. Los cuatro aviones están programados para partir de Miramar el 18 de noviembre y llegarán a Argentina el 19 de noviembre".

El segundo recurso es el "Módulo de Rescate Presurizado (PRM por sus siglas en inglés) y el equipo de apoyo serán transportados a través de vuelos adicionales y está programado para llegar a Argentina a principios de la próxima semana".

"El SRC es una cámara de rescate de McCann diseñada durante la Segunda Guerra Mundial y que todavía se usa en la actualidad. El SRC puede rescatar hasta seis personas a la vez y llegar a un submarino de fondo a profundidades de 850 pies. El PRM puede sumergirse hasta 2.000 pies para atracar y aparearse con un submarino instalado en el fondo del océano hasta un ángulo de 45 grados tanto en cabeceo como en balanceo", detalla el comunicado, que además revela que "el PRM puede rescatar hasta 16 personal a la vez. Ambos activos son operados por dos miembros de la tripulación y se acoplan al submarino sellando la escotilla del submarino, lo que permite a los marineros trasladarse con seguridad a la cámara de rescate".

El comunicado completo

La Marina de los Estados Unidos ordenó a su Comando de Rescate Submarino (URC por sus siglas en inglés), con base en San Diego, desplegarse en Argentina el 18 de noviembre, para apoyar la búsqueda de la nación sudamericana del submarino de la Armada Argentina A.R.A. San Juan en el Atlántico Sur.

El URC está desplegando dos recursos de rescate independientes basados ​​en una serie de factores, incluida la profundidad variable de las aguas oceánicas cerca de la costa sudeste de América del Sur y las diferentes profundidades de operación segura de los dos sistemas de rescate.

Tres aviones estadounidenses C-17 Globemaster III y uno estadounidense C-5 Galaxy transportarán el primer sistema de rescate, la Cámara de Rescate Submarino (SRC por sus siglas en inglés) y el Vehículo operado a distancia (ROV) para la intervención submarina desde Miramar a Comodoro Rivadavia, Argentina. Los cuatro aviones están programados para partir de Miramar el 18 de noviembre y llegarán a Argentina el 19 de noviembre.

 

El SRC es una cámara de rescate de McCann diseñada durante la Segunda Guerra Mundial y que todavía se usa en la actualidad. El SRC puede rescatar hasta seis personas a la vez y llegar a un submarino de fondo a profundidades de 850 pies. El PRM puede sumergirse hasta 2.000 pies para atracar y aparearse con un submarino instalado en el fondo del océano hasta un ángulo de 45 grados tanto en cabeceo como en balanceo. El PRM puede rescatar hasta 16 personal a la vez. Ambos activos son operados por dos miembros de la tripulación y se acoplan al submarino sellando la escotilla del submarino, lo que permite a los marineros trasladarse con seguridad a la cámara de rescate.

Los navegantes de URC que se despliegan con los sistemas de rescate están altamente capacitados en su uso y rutinariamente ejercen empleando la tecnología avanzada en escenarios de rescate submarino.

El gobierno de EEUU Está respaldando una solicitud del gobierno de Argentina para solicitar asistencia internacional para la búsqueda continua del submarino desaparecido y posibles oportunidades de rescate una vez que el buque y la tripulación estén ubicados.

Un avión marítimo de misiones múltiples P-8A Poseidon de la Armada y un avión de investigación P-3 de la NASA ya se encuentran en Argentina para ayudar en los esfuerzos de búsqueda en curso cerca de la última ubicación conocida del submarino.

 

Lo que dijo Defensa en la noche del sábado

 

El ministerio de Defensa confirmó oficialmente en la noche del sábado (18 nov 2017) que el operativo de búsqueda del submarino ARA San Juan detectó siete señales compatibles con intentos de comunicación. En principio, se tratarían de intentos realizados desde un teléfono satelital del emergencia del submarino, y que esas comunicaciones habrían sido de entre 6 y 25 segundos, según un texto difundido por el diario Infobae.

En el comunicado, el ministerio destacó que "las comunicaciones no establecieron enlace con las bases de la Armada" y que "los indicarían que la tripulación intenta establecer contacto y se trabaja para precisar su localización exacta". "Las llamadas, de entre 4 y 36 segundos, fueron recibidas entre las 10.52 y las 15.42 en distintas bases de la Armada, aunque no llegaron a establecer contacto", agregó la misiva.

Defensa además informó que "con la colaboración de una empresa estadounidense especializada en comunicación satelital, se trabaja ahora para determinar la ubicación precisa del emisor de las señales, ante la presunción de la que podría tratarse del submarino que lleva a bordo 44 tripulantes".

El comunicado completo

El Ministerio de Defensa, a cargo de Oscar Aguad, informa la detección de doce llamadas satelitales que se habría realizado desde el ARA San Juan.

Las comunicaciones no establecieron enlace con las bases de la Armada.

Los intentos indicarían que la tripulación intenta establecer contacto y se trabaja para precisar su localización exacta.

Las llamadas, de entre 4 y 36 segundos, fueron recibidas entre las 10.52 y las 15.42 en distintas bases de la Armada, aunque no llegaron a establecer contacto.

Con la colaboración de una empresa estadounidense especializada en comunicación satelital, se trabaja ahora para determinar la ubicación precisa del emisor de las señales, ante la presunción de la que podría tratarse del submarino que lleva a bordo 44 tripulantes.

En colaboración con una empresa estadounidense especializada, se trabaja arduamente para determinar la ubicación de la emisión de las señales, ante la posibilidad de haber sido originadas en el ARA San Juan, con 44 tripulantes.

La operación es comandada por el ministro Aguad, quien hoy permaneció en el Edificio Libertador, sede de la cartera de Defensa, luego de estar ayer en Mar del Plata junto a las familias de la tripulación del San Juan, tras adelantar su regreso de Vancouver, Canadá, donde participaba de un encuentro de la ONU.

 En tanto, la secretaria de Servicios Logísticos para la Defensa y Coordinación Militar en Emergencias, Graciela Villata, está en la Base Naval Puerto Belgrano supervisando las tareas.

 El enlace con el San Juan se dio por perdido la noche del pasado jueves cuando perdió contacto con la Base de Operaciones del Comando de la Fuerza de Submarinos de la Armada Argentina, con la que debía comunicarse cada 48 horas, tal como establece el protocolo.

 Ante esa circunstancia se montó un operativo para restablecer el contacto, a cargo de la Armada Argentina y comandando en personapor el ministro Aguad, por disposición del presidente Mauricio Macri.

 La última posición conocida del ARA San Juan fue en el área de operaciones a través del Golfo San Jorge, a 240 millas náuticas, el equivalente a 432 kilómetros.

 Antecedentes

El  submarino de la Armada Argentina ARA San Juan comenzó a ser buscado intensamente el viernes (17 nov 2017) en la zona del golfo San Jorge, cerca de Puerto Madryn, donde fue registrada su última posición a primera hora del 15 de noviembre. Se cree que el submarino, un TR-1700 con propulsión diésel-eléctrica y capacidad declarada de 44 tripulantes, entre ellos una mujer, habría tenido un problema en el suministro de energía. En tanto, el diario digital Gaceta Mercantil dijo poco antes de medianoche que un servicio internacional de búsqueda y rescate habia ubicado al sumergible a 70 metros de profundidad con una falla de sus baterias de proa, pero fuentes navales dijeron que se trataba de un antiguo barco hundido.

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, decidió trasladarse a  Mar del Plata donde se instalará con su gabinete para seguir las acciones de búsqueda del submarino "ARA San Juan", con 44 tripulantes a bordo,  con el cual se perdieron las comunicaciones el pasado miércoles (15 nov  2017) cuando se desplazaba a 420 kilómetros del Golfo San Jorge, mientras navegaba de Ushuaia a su base en la ciudad balnearia

De acuerdo al diario Clarín, Aguad adelantó su regreso desde Vancouver, en Canadá, donde participó de un encuentro de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz.mEn zona estará también el presidente Mauricio Macri, quien ya tenía previsto pasar el fin de semana largo en Chapadmalal.

Del operativo de búsqueda participan las corbetas ARA Rosales y ARA Drummond, el destructor ARA Sarandí, un avión Tracker de guerra antisubmarina y un B-200 de vigilancia marítima. A las 13 despegó para sumarse a la búsqueda el Hércules TC-69 de la Fuerza Aérea, recientemente modernizado y en operaciones desde 2016. Se anunció que un avión norteamericano de investigación se sumará a la búsqueda. También hay unidades de la Prefectura Naval

La última comunicación fue el miércoles y al pasar 48 horas sin nuevo contacto, por protocolo se inició la búsqueda. Se rastrilló un 15% del área marcada donde podría estar el submarino, de acuerdo a la última comunicación en la que dio su posición y derrotero.

"Cuando hay un problema de comunicaciones puede haber un problema de alimentación, en las baterías" del submarino, explicó el capitán Enrique Balbi, vocero de la Armada, en contacto con la prensa. Dijo que en ese caso debe salir a superficie para establecer contacto visual.

Fuentes castrenses citadas por Clarín, dijeron que no se sabe que se hayan activado pedidos de auxilio desde el submarino como serían radiobalizas satelitales o eyectar boyas de rescate.

“No se encontró al submarino”, afirmó el vocero de la Armada Enrique Balbi en medio de versiones que circularon a primera hora del viernes, que decían que ya estaba ubicado y siendo transportado a un puerto.

Las declaraciones del portavoz rompieron el hermetismo que se mantuvo desde la noche del jueves, cuando transcendió la noticia. “La última comunicación fue el miércoles”, dijo y aseguró que se activó el protocolo para la búsqueda de la embarcación debido a “la pérdida de enlace de las comunicaciones”.

“La versión del incendio no es una información oficial, pudo haber una falla técnica”, expresó Balbi. “Aún no tenemos comunicación”, sostuvo.

El ARA San Juan (S-42) es un submarino tipo TR-1700 fabricado en Alemania que sirve a la Armada Argentina desde 1985 y tiene su base de operaciones en la Base Naval Mar del Plata.

De 2007 a 2014 el submarino abandonó su apostadero para ser objeto de una reparación denominada de “media vida” con el fin de extender su vida útil por 30 años más.

 

 

 

 

 

Más Leídas