República Argentina: 12:41:38am

alt

 

La decisión del Concejo Deliberante de la ciudad de Salta de aprobar la demolición del monumento al Combate de Manchalá, librado en 1975 en Tucumán por fuerzas del Ejército contra unidades del ERP, generó la enérgica reacción del coronel retirado Belisario Saravia, que la hizo pública en una nota dirigida al diario El Tribuno de esa capital provincial. En la misiva, el oficial, tras calificar de “aberrante y disparatada” la medida, puso énfasis en que ésta fue aprobada incluso por concejales que ni siquiera de que se trataba el tema por desconocerlo, toda vez que ocurrió hace cerca de 40 años.

La carta del coronel Saravia, dirigida al director del diario El Tribuno, de la ciudad de Salta, expresó:

 

En el Concejo Deliberante de la Municipalidad de Salta se trató una propuesta del Concejal Martin Ávila del FPMMS, SOBRE LA DEMOLICION DEL MONUMENTO AL COMBATE DE MANCHALA, SITO EN EL BATALLON  INGENIEROS DE MONTAÑA 5 CON ASIENTO EN LA CIUDAD DE SALTA Y  CUYO NOMBRE LLEVA ESTA UNIDAD DEL EJERCITO ARGENTINO.
De más esta decir que esta aberrante y disparatada propuesta fue aprobada por nuestros concejales que realmente dan vergüenza.
Algunos  de ellos  no tenían ni idea de lo que votaban, lo digo con conocimiento de causa pues un concejal fue increpado por un periodista y le contesto muy suelto de cuerpo "la verdad que no sabía, no tenía ni idea de los antecedentes" entonces surge la pregunta lógica  ¿ASI VOTAN TODAS LAS PROPUESTAS NUESTROS CONCEJALES?
¿Que les pasa a nuestros representantes?, ¿Tanto es el miedo que tienen a oponerse a los personeros de la venganza?, ¿O es que piensan con sus bolsillos y dejaron de lado el honor, el decoro y expresar lo que sienten?
¿No tuvieron en cuenta que la acción de combate de que se trata, fue durante un gobierno democrático y en respuesta al ataque que sufrían las Instituciones de la Nación a manos de la guerrilla erpiana  y montonera de ideología foránea e instruidos en Cuba, Nicaragua y otros países de la órbita soviética?.
¿No se les hizo saber a los concejales, que entre los integrantes de la columna guerrillera, estaban  los que  habían participado en el asesinato del Capitán Viola y su hijita en San Miguel de Tucumán?
¿No ilustraron a los concejales cual era la intención de estas fuerzas irregulares en el monte tucumano?. Era atacar Famaillá, donde funcionaba el Puesto Comando de la Brigada V del Ejército Argentino ,y matar la mayor cantidad de Oficiales y Suboficiales provocando un golpe de efecto. ¿Esto no lo sabían?
¿Como evalúan y estudian  los concejales  las propuestas que se presentan al Concejo para su tratamiento y posterior votación? 
Como ciudadano de Salta tengo que inferir que nuestros concejales están de acuerdo  en atentar contra el orden democrático, avalan el asesinato del Capitán Viola y su hija y todo el accionar de la guerrilla en nuestro sufriente país.
Yo me pregunto  dónde  está la seriedad y responsabilidad de nuestros representantes en el tratamiento de los temas de la Ciudad de Salta y en particular temas que hieren la sensibilidad de mucha gente y sobre los cuales no tienen la información fidedigna y ni siquiera se han preocupado en ilustrarse.
Firmado : Belisario Saravia   Teniente Coronel ® Ejército Argentino

El combate de Manchalá
El Combate de Manchalá fue un enfrentamiento armado entre miembros del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y del Ejército Argentino el 28 de mayo de 1975 en Manchalá, en las cercanías de la localidad tucumana de Famaillá, que resultó victorioso para las fuerzas nacionales. Los guerrilleros planearon para el 29 de mayo de 1975 un ataque al Puesto de Comando Táctico de Famaillá: comando de las operaciones en el frente rural. Tenían una maqueta con el Puesto de Comunicaciones, las habitaciones y baños de los jefes, el Lugar de Reunión .
EL ERP contaba, según declaraciones posteriores del Capitán Armando, 117 hombres uniformados y 50 hombres de civil para las operaciones de apoyo. Estos habrían de encontrar a unos 30 o 35 hombres para la defensa del Comando, puesto que las 2 secciones de comunicaciones estaban a lo largo de la ruta 301 y la Sección de Ingenieros 5 en tareas de acción cívica.
Los combatientes se habían atrincherado en Finca Sorteis, a 18 km de Famaillá Se había fijado el ataque para el 28 de mayo casi al oscurecer, de manera tal que coincidiese con la fecha en que se celebra el día del Ejército. Pero, ese día, dos grupos de la Sección Ingenieros 5 habían traído material en la Escuela de Manchalá para completar el plan de acción cívica. Esta casualidad ayudó a la derrota de la Compañía Ramón Rosa Gimenez que estaba apoyada por contingentes del ERP que concurrían desde Córdoba. Los 117 combatientes se habían atrincherado en Finca Sorteis, a 18 km de Famaillá, apresando a los dueños y a los peones. Comieron, descansaron y filmaron una película documentando sus actividades para fines propagandísticos.
La fuerza de Ejército contaba con información secreta sobre un plan del ERP, aunque no se sabía dónde ni cómo se desarrollaría. Por eso, el Escuadrón de Gendarmería "Jesús María" llegó a la zona del Río Colorado y Santa Rosa de Leales donde se esperaba el ataque. Allí un Mayor del Ejército asumió el mando y tuvo como tarea rastrear la zona en vista de que algunos pobladores habían visto movimientos sospechosos.
La información dada por un policía de la provincia el 27, coincidió con el hecho de que en la plaza de Famaillá fueron apresados varios jóvenes con cuadernos donde tenían dibujos de Famaillá. Ante tamañas "casualidades" se ordenó que el Escuadrón de Gendarmería batiera la zona de Río Colorado, Simoca, Santa Rosa de Leales y todavía más al norte, si bien el 28 a la mañana una de las patrullas de ese Escuadrón pasó cerca de Finca Sorteis, no advirtió que la finca estaba ocupada. Eso dio pie a que el ERP levantara campamento y se pusiera en marcha para evitar un enfrentamiento prematuro que podría hacerle fracasar todo el plan.
La toma de Famaillá tenía  varias fases: fusilar a los oficiales; tomar al comandante de la brigada para canjearlo; licenciar a los soldados previa toma del armamento; liberar a los detenidos, y anunciar la victoria.


 


Más Leídas