República Argentina: 1:43:16pm

El jefe saliente subrayó la importancia de ser “capaces de luchar y ganar guerras en tierra”, considerando que la cantidad de crisis actuales alrededor del globo “corren el riesgo de agravarse”. “Las tendencias y los factores de conflicto están convergiendo. Las crisis mundiales corren el riesgo de agravarse y son cada vez más interdependientes”, declaró.

Sanders no dudó en plasmar su punto de vista en su discurso de retirada, haciendo especial hincapié en que el Reino Unido debe contar con “fuerzas terrestres creíbles”. “Sabemos que la gente vive en la tierra y la tierra es donde se dirimen los asuntos humanos. Sabemos que para el Reino Unido la defensa nacional nunca ha empezado en los blancos acantilados de Dover”, explicitó.

Asimismo, puntualizó en que la defensa de las costas británicas requiere un ejército que pueda “operar y luchar lejos de casa”, como los esfuerzos realizados por su país al apoyar a Ucrania frente a Rusia. Pero en este contexto, Sanders destacó cómo el ejército británico ha tenido que conformarse con “armas anticuadas y municiones insuficientes” por proyectos de adquisición toscos y falta de financiación.

No obstante, los comentarios de Sanders han generado revuelo, especialmente entre aquellos que opinan que el Reino Unido, como nación insular, debe dar prioridad a su marina y su fuerza aérea. Asimismo, fue un alto mando militar que, con el paso del tiempo, se ganó una reputación de “hablar sin rodeos”, puntualmente por históricos comentarios similares a los actuales sobre la necesidad de reconstruir el ejército británico.

Pero pese a las críticas, el oficial que recientemente dimitió buscó agradecer al personal que ha estado operando estrechamente para ayudar a Ucrania y citó a Sir Winston Churchill, quien expresó una vez que “uno se gana la vida con lo que recibe, pero se gana la vida con lo que da”.

Más Leídas