República Argentina: 12:58:54am

Esta tremenda situación es soportada desde hace 21 años sin que ninguna autoridad nacional, hasta ahora, tome cartas en el asunto. Manoseos de todo tipo, amenazas, empujones, insultos y todo tipo de improperios fueron en ese largo tiempo los padecimientos que tuvieron que sufrir madres, hermanas, hijas y nietas de aquellos hombres. El odio brutal de esa gente, fomentado por el nefasto gobierno anterior, hizo posible que la humillación, el destrato y la venganza estuvieran a la orden del día. Es hora de acabar con esta bestialidad, y de que las nuevas autoridades pongan manos a la obra para que los hacedores del mal dejen de hacer daño de una vez por todas.

Julio C. Borda

DNI 11.478.116

Más Leídas