República Argentina: 12:04:56am

En un comunicado público, la Fundación El Libro me (des)calificó ayer como "apólogo del terrorismo de Estado" debido a mi participación en la presentación de un libro —una voluminosa cronología de tres tomos sobre la violencia política reciente— escrito por un ex militar condenado por delitos de Lesa Humanidad cometidos durante la última dictadura.

En primer lugar, rechazo esa (des)calificación, que me ofende como persona y pretende difamar mi trabajo como periodista y escritor. Siempre estuve en contra de la violación de los derechos humanos cometida por cualquier grupo —en especial, desde el aparato estatal—, y bajo cualquier causa, ideal, argumento o pretexto.

Me parece una (des)calificación peligrosa, militante, sectaria, autoritaria; máxime proviniendo de una organización que debería estar por encima de la grieta y propiciar la libertad de expresión en un evento tan importante como la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Salvando la distancia, que es mucha, es como si a la Fundación El Libro se le ocurriera (des)calificar como apólogos de la corrupción pública a los presentadores del libro Sinceramente, de la ex presidente Cristina Kirchner, quien está multiprocesada por diversos delitos de corrupción durante el kirchnerismo, en varias de esas causas con pedidos de prisión preventiva que no se han pedido efectivizar por sus fueros como senadora. Incluso, en los próximos días comenzará el primero de los juicios orales que deberá enfrentar.

Reitero: es solo una comparación que intenta mostrar lo absurdo del comunicado de la Fundación El Libro.

Tal como dije en la cuestionada presentación del libro, creo que la empatía y el respeto por las víctimas de la violencia política deberían sacarnos de la comodidad de la grieta, de esa división entre "nosotros" contra "ellos", que es el mecanismo básico de todos los autoritarismos. Citaba el conocido libro de Jason Stanley: "Cómo funciona el fascismo. La política del Nosotros y Ellos".

En ese sentido, como persona y como periodista, me importan las víctimas y los hechos; todas las víctimas y todos los hechos. Desde Laura Carlotto y su bebé hasta el soldado Hermindo Luna, acribillado a los 21 años durante el ataque de Montoneros a un cuartel del Ejército, mientras cumplía con el servicio militar obligatorio, en 1975, seis meses antes del golpe de Estado, en pleno gobierno constitucional del peronismo.

Me importan todas las víctimas más allá de que los crímenes de las guerrillas hayan prescripto por el mero paso del tiempo. No las igualo; por el contrario, respeto a cada una de ellas en su particularidad, y en mis libros destaco la sevicia de la represión ilegal de la dictadura representada, no exclusivamente, en la figura estremecedora de los detenidos desaparecidos.

Comprendo perfectamente que mis libros sobre los 70 me han convertido en blanco de algunos políticos e intelectuales; por ejemplo, de un par de miembros de la Fundación El Libro, que están tan enojados que ni siquiera quieren exhibirlos en sus librerías.

¿Por qué están tan enojados? Me reprochan que haya entrevistado al ex dictador Jorge Rafael Videla para mi libro "Disposición Final". Pero, no se dan cuenta de que en ese libro Videla confesó por primera y última vez que él fue el vértice de un plan sistemático para "eliminar a un conjunto grande de personas" (página 74). Tanto es así que ese libro fue adjuntado como prueba en varios de los juicios de Lesa Humanidad. Y tanto es así que varios integrantes de la llamada "familia militar" siguen molestos conmigo.

También los enoja que mis libros giren en torno a las violaciones de los derechos humanos cometidos por la guerrilla de origen peronista, en especial entre 1973 y 1976, durante la democracia peronista. Por ejemplo, el asesinato del sindicalista José Ignacio Rucci y el ataque de Montoneros al cuartel de Formosa. Entiendo que eso les arruinó el relato que buscaba presentar a los guerrilleros como defensores de la democracia y los derechos humanos.

Otro tema que los fastidia es que me haya puesto a contar el número de desaparecidos y asesinados durante la dictadura. Pero mi trabajo como periodista es buscar la verdad en todo, aún en cifras tan simbólicas como la de los 30 mil desaparecidos. Para eso, utilicé los registros oficiales, en especial los dos anexos del Nunca Más, que fueron presentados en 2006, precisamente en la Feria del Libro, por el gobierno del ex presidente Néstor Kirchner. La cifra no da 30 mil (son 6.415 desaparecidos y 743 víctimas de "ejecución sumaria") pero yo acá no tengo ninguna responsabilidad, afortunadamente; solo los conté. Fue una verdadera matanza, aunque siempre me sorprende que haya gente que desea un número de víctimas aún mayor.

Volviendo a la presentación, allí señalé que no conocía al autor del libro, el ex teniente coronel Jorge Di Pasquale, pero que la obra me parecía muy útil para cualquier interesado en la violencia política reciente; de hecho, yo comienzo mis investigaciones con una cronología lo más amplia posible, por lo cual sé que es un trabajo aburrido e ingrato, que demanda muchísimo tiempo. Cronologías y recopilación de documentos son elementos indispensables, y por eso rescaté las obras de otros escritores, como Roberto Baschetti y José D´Angelo.

Coincido sí con los miembros de la Fundación El Libro en que el autor del libro ya ha sido juzgado y condenado por delitos de Lesa Humanidad, decisiones de la Justicia que deben ser respetadas. Agregaría que me parece muy bien que aún esas personas puedan investigar, escribir y presentar libros para que puedan reflexionar sobre sus acciones mientras reparan sus deudas con la sociedad.

No concuerdo, en cambio, con que los organizadores de la Feria no supieran de qué se trataba la presentación, que fue anunciada públicamente. Incluso, yo escribí una nota anticipatoria en Infobae. Tanto es así que antes de entrar a la sala, el vicepresidente de la Fundación El Libro, Alejandro Vaccaro, me saludó y me dijo que él y otros colaboradores estaban allí para impedir que hubiera agresiones.

Y no las hubo. Más aún, como corresponde, pude plantear claramente mis disidencias con el enfoque teórico del libro, al igual que otro de los presentadores. El comportamiento del público que llenó la sala me pareció realmente ejemplar. Lástima que al día siguiente la Fundación El Libro no haya estado a la altura de los acontecimientos.

 

Por otra parte, .De acuerdo al diario La Nación, tras el acto, en el que participaron el coronel Guillermo Viola, el escritor José D'Angelo, el teniente (R) Pedro Güiraldes y  Reato, la Fundación El Libro, organizadora de la Feria, hizo circular un descargo con el título "Sobre el libro de un genocida".

En uno de los pasajes, se afirma: "Se celebran en el marco de nuestra feria más de mil actos culturales, presentaciones de libros, debates, etc. La FEL muchas veces NO conoce el contenido de dichos actos de antemano, más allá de lo que escuetamente declara el organizador, y no ejerce un papel controlador sobre lo que en ellos se diga ni sobre quienes estén presentes. Si se nos solicitara un espacio para hacer, de manera declarada, una apología del terrorismo de Estado o cualquier otro terrorismo, acto xenófobo o racista, o cualquier otro tipo de delito, claramente diremos que no. No fue este el caso, donde nada de lo que allí ocurrió se nos anticipó de manera alguna; incluso alguno de los disertantes anunciados no estuvieron y sí lo hicieron otros."

En otro párrafo, y en términos generales, el comunicado de rechazo reafirma el "total compromiso" de la Feria "con la democracia, con el Nunca Más, y la sociedad de derecho que oportunamente juzgó y condenó el terrorismo de Estado, y con la justicia que sigue investigando lo actuado por las fuerzas siniestras de la represión ilegal".

Las reacciones de los participantes de la presentación no se hicieron esperar. 

Hoy (por el sábado 4 de mayo) , Ceferino Reato hizo circular en Facebook una columna en la que señala que "La Fundación El Libro me (des)calificó ayer como 'apólogo del terrorismo de Estado'". Me parece una (des)calificación peligrosa, militante, sectaria, autoritaria -sigue Reato- máxime proviniendo de una organización que debería estar por encima de la grieta y propiciar la libertad de expresión en un evento tan importante como la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires."

En particular, acerca del libro de Di Pasquale, Reato reivindica la utilidad de la obra "para cualquier interesado en la violencia política reciente". "Coincido sí con los miembros de la Fundación El Libro en que el autor del libro ya ha sido juzgado y condenado por delitos de Lesa Humanidad, decisiones de la Justicia que deben ser respetadas -escribe en otro pasaje- Agregaría que me parece muy bien que aún esas personas puedan investigar, escribir y presentar libros para que puedan reflexionar sobre sus acciones mientras reparan sus deudas con la sociedad. No concuerdo, en cambio, con que los organizadores de la Feria no supieran de qué se trataba la presentación, que fue anunciada públicamente. Incluso, yo escribí una nota anticipatoria a pedido de Infobae. 

Tanto es así que antes de entrar a la sala, el vicepresidente de la Fundación El Libro, Alejandro Vaccaro, me saludó y me dijo que él y otros colaboradores estaban allí para impedir que hubiera agresiones". El acto transcurrió sin embargo sin incidentes y, según Reato, fue la Feria la que, al día siguiente, no estuvo con su comunicado "a la altura de los acontecimientos".

 

Más Leídas