República Argentina: 6:04:59am

A la vez que expresa su más enérgico rechazo a los ataques y actos vandálicos que se dirigen a la Institución en general, sus unidades del

despliegue, entidades mutuales y de servicios, su personal, como así también, contra la más sórdida de las

inquinas: dañar la familia del gendarme para objetivar el propio deseo de venganza ante la impotencia de

alcanzar por la vía judicial, como única alternativa democrática viable, las certezas que todos los ciudadanos

esperamos. Que se dilucide de la manera más imparcial y transparente, lo sucedido a Santiago Maldonado, es de

interés de todos los argentinos de buena voluntad.

Como organización de seguridad orientada a la protección de todos los habitantes y sus bienes, resguardando sus

derechos y garantías en el contexto del Estado de Derecho, como así lo indica el vigente enfoque de seguridad

ciudadana asumido por las autoridades de la República para garantizar la seguridad de todas las personas en el

marco del sistema representativo, republicano, y federal de gobierno, que se traduce en la omnipresente vida

democrática, es nuestro deber trasmitir a la sociedad democrática en su conjunto que el corpus institucional está,

por tradición y valores que promueve, íntimamente ligado a la esencia de la Nación Argentina; igualmente, el

animus se expresa en la más noble y decidida convicción de servicio a la sociedad.

En términos de comunidad civilizada, entendemos que la vida democrática implica los mayores sacrificios de

consenso y acuerdo en persecución de los más elevados fines de la República, dejando de lado, para ello, los

intereses personales, grupales, y/o sectoriales existentes, pero somos plenamente conscientes que aquella

comprensión conlleva el mayor de los respetos por las instituciones que conforman nuestra organización estatal.

Esto es una certeza desde una dimensión política que tradicionalmente la Gendarmería Nacional no discute ni se

involucra. La Gendarmería Nacional Argentina está comprometida con el servicio a la sociedad. Así,tanto en las

grandes como en las pequeñas comunidades, no existe mayor alegríadel hombre y mujer gendarmes que la

satisfacción del deber cumplido. No la moviliza la mera protección del Estado ni de un Gobierno en particular, si la

existencia de la República y su trascendencia organizada, y asume la responsabilidad que el servicio impone bajo

el esquema del control civil de las instituciones, pero es el ciudadano honesto, trabajador, esforzado,

responsable, incluso aquel vulnerable y desposeído de bienes materiales y espirituales, el sujeto de mayor interés

en proteger, cuidar, asistir.

No nos desconciertan ciertas actitudes irresponsables de actores sociales, representantes y dirigentes que actúan

cotidiana y tendenciosamente en su permanente búsqueda del quiebre institucional de la República. También

comprendemos la inacción de lossectores de la sociedad que deberían manifestarse con mayor énfasis ante estos

ataques, no por salir en defensa de la Gendarmería, sino por la sociedad toda. Seguramente, estos últimos

tendrán su oportunidad de expresarse.

La Gendarmería Nacional Argentina está sometida como organismo de seguridad actuante en el caso Maldonado

a los procedimientos judiciales en curso y futuros, que deberán determinar las responsabilidades individuales, e

inclusive institucionales, en caso de comprobarse la mínima participación deliberada de alguno o algunos de sus

miembros uniformados.

Como hombres y mujeres profesionales formados en deber de servicio, el orden y el derecho, esperamos

impacientes el veredicto de la justicia. El Estado y la Sociedad encontrarán los modos de reparar los daños

causados en este momento de confrontación. Más allá de todo, que Santiago Maldonado aparezca con vida

significará una inmensa alegría que todos compartiremos.

Vaya nuestro más sincero apoyo a la familia del personal de la Fuerza, que a lo largo y lo ancho del país se ha visto

afectada en su identidad, sus valores, y sus sentimientos. Como gendarmes sabemos que tamaña afrenta, injusta

e irracional, nos une y fortalece para persistir en nuestro camino de aportar a construir el gran país que todos nos

merecemos. Y por el que día a día trabajamos.

También, nuestro mayor respeto por la familia de Santiago Maldonado.

Que Dios proteja nuestras acciones.

 

 

 Hernán Walter Barrientos                        Oscar Enrique Gómez

 Cte My ( R ) – Secretario                           (Cte My ® Presidente

 

Más Leídas